24 de marzo de 2019
  • Sábado, 23 de Marzo
  • Viernes, 22 de Marzo
  • 1 de julio de 2014

    Un neurólogo del Hospital de Talavera de la Reina viaja a Munich para conocer las terapias avanzadas en el Párkinson

    Un neurólogo del Hospital de Talavera de la Reina viaja a Munich para conocer las terapias avanzadas en el Párkinson
    EUROPA PRESS/SESCAM

    TOLEDO, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El especialista en Neurología del Hospital General 'Nuestra Señora del Prado' de Talavera de la Reina (Toledo), el doctor Francisco Corral, ha viajado recientemente a la localidad alemana de Munich para conocer las terapias avanzadas en el tratamiento de la enfermedad del Párkinson.

    Corral, junto con otros seis neurólogos españoles, han visitado la clínica Schön Klinik de Munich donde han podido conocer de manos del doctor Andrés Ceballos-Bauman, el modelo alemán sobre el tratamiento de la enfermedad del Párkinson, ha informado el Sescam en nota de prensa.

    De este modo han tenido la oportunidad de visitar a varios pacientes con esta patología, revisar sus tratamientos y debatir en diferentes mesas redondas sobre los aspectos más relevantes de esta enfermedad neurológica degenerativa.

    Asimismo han podido conocer los beneficios de las llamadas "terapias avanzadas" que se aplican en pacientes con fluctuaciones motoras complejas, es decir, que pasan de un estado de relativa buena movilidad con discinesias, a otros de bloqueo e inmovilidad. En este último caso, la medicación oral convencional parece no hacer efecto y no mejora lo suficiente el estado del paciente.

    TERAPIAS AVANZADAS

    Las principales terapias avanzadas en el tratamiento del Párkinson son la bomba de apomorfina, la cirugía y la duodopa. Técnicas que están logrando buenos resultados en lo que a la recuperación motora y mejora de la calidad de vida del paciente se refiere. Difieren entre ellas en las posibles complicaciones y en los criterios de inclusión. Son más restrictivos para los casos de cirugía y menos para la bomba de duodopa.

    La bomba apomorfina consiste en un dispositivo por donde va pasando el medicamento de forma continua por vía subcutánea mediante un perfusor programable. La duodopa por vía PEG (gastrostomía endoscópica percutánea) permite el paso de la medicación también con una bomba desde el exterior hasta la parte proximal del intestino delgado a través del estómago.

    Por último, la cirugía se lleva a cabo con una estimulación cerebral profunda mediante una estimulación de alta frecuencia en una pequeña parte del cerebro llamada núcleo subtalámico, donde se colocan unos electrodos. A través de impulsos eléctricos, se logra inhibir la parte del cerebro que se encuentra hiperactiva y causa la enfermedad.

    40 PACIENTES NUEVOS AL AÑO EN TALAVERA

    La unidad de Neurología del Hospital talaverano detecta alrededor de 40 pacientes nuevos de Párkinson al año, una enfermedad neurodegenerativa del sistema nervioso central, de causa desconocida y de curso crónico y progresivo que afecta al área encargada de coordinar la actividad y tono muscular y los movimientos. Aumenta su prevalencia conforme avanza la edad en la población.

    Según explica Corral, "clásicamente se definió como una pérdida de neuronas de una parte del troncoencéfalo llamada sustancia negra que produce la dopamina". "Actualmente se sabe que degeneran otras muchas estructuras que desencadenan un amplio abanico de síntomas" añade este especialista.

    Precisamente, el doctor ha querido compartir con los miembros de la Asociación de enfermos y familiares de Parkinson de Talavera de la Reina (Adepar) estos avances en una conferencia ofrecida recientemente y que contó con la presencia de más de cincuenta personas.

    Hasta el momento, los tratamientos para el Párkinson no curan la enfermedad, pero ayudan a paliar sus efectos y a mantener la capacidad del paciente durante más tiempo. Aún así la mortalidad sigue siendo entre un 1,5 y 1,7 veces mayor que la población general, lo que constituye un gran reto para la sociedad y para los sistemas sanitarios.