22 de septiembre de 2019
  • Sábado, 21 de Septiembre
  • 2 de julio de 2014

    La persona encontrada fallecida tras la extinción de un incendio en Arrancacepas es un hombre de 70 años

    CUENCA, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La persona que ha sido encontrada tras la extinción de un incendio en una vivienda de la localidad conquense de Arrancacepas, es un varón de 70 años de edad, domiciliado en Madrid e hijo de la propietaria de la vivienda --que se encuentra en una vivienda tutelada-- y que había regresado a la localidad pocos días antes.

    Así lo ha confirmado la Diputación de Cuenca en una nota de prensa, en la que añade que es ahora la Policía Judicial la que investiga las causas del siniestro y trata de aclarar no sólo el origen de las llamas sino también si esta persona había ya fallecido antes de que se iniciara el incendio o ha muerto como consecuencia del mismo.

    El aviso del fuego se ha recibido sobre la 1.00 horas alertando de un incendio que se ha declarado en una vivienda en la calle Oliva de Arrancacepas y que afectaría al edificio y a un corral anexo. En el aviso, trasladado por el Centro de Comunicaciones de Bomberos (CECOB) a través del 112, se informa también del peligro de propagación a viviendas colindantes y de la posibilidad de que en el interior del inmueble en llamas se encuentre una persona.

    Nada más recibir el aviso, se moviliza una dotación de Bomberos del parque de Tarancón que trasladan hasta el lugar dos vehículos --una Bomba Rural Pesada y una Bomba Urbana Pesada-- compuesta por cuatro bomberos y un jefe de turno. Asimismo se incorpora al dispositivo el jefe de Servicio, Francisco Soriano, a pesar de que está fuera de servicio en su casa, en Cuenca.

    De hecho es el jefe de Servicio es el primero en llegar y evaluar la situación que presentaba el edificio, un inmueble de dos plantas, cámara y sótano, en el que las llamas afectan de manera visible a la cubierta del inmueble, y en un cercado anexo.

    Los bomberos del Consorcio han procedido a montar un dispositivo con dos líneas de ataque al fuego, una interior y otra exterior para lo que han tenido que forzar la puerta del edificio para poder llegar hasta las llamas que, en ese momento, se habían propagado por la cubierta de madera, mientras que en el resto de la casa parece que sólo afectaban a una habitación de la primera planta.

    Para poder atacar las llamas desde la cubierta el dispositivo requiere el refuerzo de una dotación del Parque de Motilla --otros cuatro bomberos-- que se desplazan a Arrancacepas con un vehículo de altura.

    Una vez controlado el incendio, los bomberos centran su actuación en la búsqueda de la persona que pudiera estar dentro del edificio. Es ya una vez que han logrado extinguir las llamas, cuando encuentran el cadáver de esta persona en la zona de la cámara donde según los primeros indicios se podría haber originado el fuego.

    A pesar de que las llamas se dan por extinguidas sobre las 5.00 horas, los Bomberos del Consorcio Cuenca 112 mantienen un retén en la zona ante el riesgo de reignición.

    Además de los Bomberos del Consorcio Cuenca 112 y de la Guardia Civil, desde un primer momento se han desplazado al lugar de los hechos dos ambulancias convencionales y una UVI móvil, todas ellas desde Cuenca capital.