19 de febrero de 2020
12 de agosto de 2008

PP C-LM lanza un decálogo de medidas contra la crisis económica frente a las anunciadas por el Consejo de Gobierno

Propone ayudas a las pymes y al sector vitivinícola, y eliminar el impuesto sobre Patrimonio, entre otras medidas

TOLEDO, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Comité Regional de Seguimiento de la Crisis Económica del Partido Popular de Castilla-La Mancha presentó hoy un nuevo decálogo de propuestas para combatir la crisis económica en la región frente a las anunciadas, también hoy, por el Consejo de Gobierno extraordinario, del que expresó su "preocupación" y "decepción", "al encontrarnos un presidente y un equipo de Gobierno sin ideas, soluciones, ni iniciativa política".

En rueda de prensa al finalizar dicha reunión, el secretario regional del PP, Vicente Tirado, explicó que entre las medidas, "que esperamos acepte el presidente del Ejecutivo regional, José María Barreda", se encuentra la de instar al Gobierno de la nación a ayudar a los pequeños y medianos empresarios, con la reducción del Impuesto de Sociedades al 20 por ciento.

Asimismo, instar al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a eliminar el impuesto sobre Patrimonio; rebajar las cotizaciones del trabajador a la Seguridad Social en la parte que no se financien pensiones. Dicha rebaja será aportada por el Estado a la Seguridad Social; y la bonificación máxima --del 95 al 99 por ciento-- del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, "una medida propuesta por el PP y mal copiada por el PSOE", criticó Tirado.

Del mismo modo, el PP pretende que la Junta de Comunidades sufrague "en su totalidad" el Fondo de Promoción Vitivinícola para que los agricultores no vean mermadas todavía más sus rentas, porque "Barreda olvida a los agricultores, que lo están pasando muy mal"; así como que el Gobierno regional incremente la deducción del IRPF por vivienda habitual hasta el 25 por ciento.

Otras medidas propuestas son deducciones en el IRPF para compensar el incremento del precio de los insumos agrícolas y ganaderos (deducciones de hasta el 15 por ciento por la adquisición de piensos, fertilizantes, fitosanitarios y plásticos); controlar el gasto energético de los edificios autonómicos, es decir, "aplicar el programa de la Agenda 21 al Gobierno regional"; o la reducción de gastos burocráticos en la Administración regional, dedicados sobre todo al "autobombo, propaganda, protocolo y gastos de representación".

Finalmente, los 'populares' de Castilla-La Mancha también proponen reducir los índices, signos y módulos de los regímenes de estimación objetiva del IRPF y del IVA aplicables al sector del transporte, la agricultura y ganadería, con el fin de adecuar los rendimientos estimados a la menor rentabilidad de la actividad, como consecuencia del aumento de los costes de los carburantes.

"LA CRISIS ECONÓMICA NO DESCANSA"

Con esto, el secretario regional del PP anunció la intención del partido de seguir manteniendo próximas reuniones de seguimiento, "porque la crisis económica no descansa", y porque "no queremos que sean los castellano-manchegos los que la sufran".

Como muestra de que "la crisis no descansa", Tirado proporcionó dos datos "a los que el Gobierno regional ha dado la espalda". En primer lugar, señaló que Castilla-La Mancha está entre las comunidades autónomas con más porcentaje de efectos impagados, es decir, que "existe una inseguridad del cobro en las empresas o autónomos castellano-manchegos, y esto es muy malo".

En segundo lugar, aseguró, frente a los datos "maquillados" por la consejera de Economía y Hacienda, María Luisa Araújo, que la creación de empresas en Castilla-La Mancha descendió un 34,7 por ciento en el mes de junio, respecto al mismo mes en 2007.

Un dato que calificó como grave, "pero más grave es si tenemos en cuenta que Araújo intentó maquillar la verdad presentando un informe del año pasado", subrayó, "porque la crisis está en este momento".

Por ello, los 'populares' consideraron que el Gobierno regional es actualmente "inseguro" y "débil", y que Castilla-La Mancha "necesita un equipo de Gobierno fuerte, con ideas claras y soluciones positivas".

De este modo, hizo un repaso por las distintas "realidades" económicas de la región, como son la cifra de 108.350 parados; el bajo nivel de pensiones o de sueldos, "exceptuando los de los 161 altos cargos de la Junta"; o que Castilla-La Mancha es la región "más inflacionista de España", es decir, que los ciudadanos castellano-manchegos "somos los que menos poder adquisitivo tenemos y los que sufrimos más la crisis".

Frente a este panorama, el secretario regional del PP ofreció un partido dispuesto a invertir en políticas sociales, y con la prioridad de generar empleo, a base de bajar impuestos y de proporcionar más recursos económicos y más riqueza para los castellano-manchegos.

"CONFORMISMO" DE BARREDA

Durante la reunión, informó Tirado, también se abordaron otros asuntos, como el "conformismo" de José María Barreda, al recibir un 7,9 por ciento de los Fondos Estatales, "mientras la media se sitúa sobre el 10,9 por ciento".

Finalmente, el PP criticó la falta de soluciones del Gobierno de Barreda ante la crisis, "que afecta a todos los sectores", como los agricultores, jóvenes, pymes o trabajadores de la construcción, "y no sólo a los promotores". Barreda, indicó Tirado, "está obsesionado con el urbanismo".

Por último, recordó el anuncio de la presidenta del PP de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, de recortar el número de consejerías así como de altos cargos, y de emplear los 34 millones de euros que sobrarían del Ente Público de Radio Televisión de Castilla-La Mancha (RTVCM) para hacer políticas sociales.