5 de diciembre de 2020
19 de agosto de 2007

La prevalencia del síndrome de Down se redujo en Castilla-La Mancha a 8,87 casos por cada 10.000 recién nacidos

TOLEDO/SANTANDER, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

La prevalencia del síndrome de Down en Castilla-La Mancha se situó en el año 2005 en 8,87 casos por cada 10.000 recién nacidos, reduciéndose respecto a 1986, cuando nacían 15,63 bebés con síndrome de Down por cada 10.000 nacimientos.

Así lo indica un estudio elaborado por la Federación Española de Instituciones del Síndrome de Down recogido por Europa Press y que indica que la tasa media a nivel nacional es de 7,40 por cada 10.000 recién nacidos, casi la mitad que en 1980.

Según este Estudio Colaborativo Español de Malformaciones Congénitas, durante el período 1980-2005 se diagnosticó el síndrome de Down cada año con menos frecuencia, con un descenso medio anual de 37 casos por cada millón de nacimientos.

Por comunidades autónomas, existe una tendencia decreciente estadísticamente significativa en Andalucía, que pasó a contar con 15,37 casos en 1980 a 5,30 por cada 10.000 recién nacidos en 2005; Castilla-La Mancha (de 15,63 a 8,87), Galicia (de 12,63 a 2,48), Murcia (de 22,13 a 10,35) y País Vasco (de 13,60 a 5,58).

El informe indica que un factor que condiciona la incidencia del síndrome de Down es la tasa de abortos inducidos tras la confirmación del diagnóstico prenatal, ya que alrededor de un tercio de los embarazos en los que el feto presenta anomalías no llegan a término.

La última encuesta sobre Discapacidades, Deficiencias y estado de Salud, realizada en 1999 por el instituto Nacional de Estadística, estima que en España viven algo más de 32.000 personas con síndrome de Down, 15.790 de ellas mujeres.