21 de marzo de 2019
10 de enero de 2008

PSOE vaticina que a De Cospedal le "temblarán de nuevo las piernas" y no pedirá a Rajoy que asuma el fin del trasvase

Los socialistas pretenden que la puesta en marcha de la Agencia Estatal del Agua coincida con la aprobación del Estatuto

TOLEDO, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

El viceportavoz del Grupo Parlamentario Socialista, José Manuel Caballero, vaticinó hoy que a la presidenta regional del PP, María Dolores de Cospedal, le "temblarán de nuevo las piernas" y no pedirá finalmente al presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, que asuma el fin del trasvase Tajo-Segura.

En rueda de prensa, para informar de cuáles serán las prioridades de los socialistas en el próximo periodo de sesiones, Caballero opinó que la iniciativa de poner fecha de caducidad al trasvase no es una demanda "exagerada" por lo que pidió a De Cospedal que aproveche la visita de Rajoy a Toledo para explicarle cuáles son los intereses de Castilla-La Mancha.

Caballero no encuentra explicación al hecho de que el presidente nacional de los 'populares' no haya hablado todavía de lo importante que es esta medida para los castellano-manchegos y se dirigió a De Cospedal para decirla que puede "copiarse" del presidente regional, José María Barreda, que se ha posicionado en varias ocasiones frente al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Continuó diciendo que Barreda ha defendido con "nitidez" los intereses de Castilla-La Mancha en todos los actos que José Luis Rodríguez Zapatero ha tenido en la Comunidad Autónoma. "Es exigible a De Cospedal que en el día de hoy pida a Rajoy que asuma los planteamientos de la región en materia de agua. No le estamos pidiendo un imposible o la luna", apuntó.

Asimismo, animó a la presidenta de los 'populares' castellano-manchegos a explicar a Rajoy la situación socioeconómica de la Comunidad y recordó que "si a España le ha ido bien en estos cuatro años, a Castilla-La Mancha le ha ido mejor". Según los socialistas, "somos la región donde más ha crecido la ocupación y donde más ha crecido la afiliación a la Seguridad Social".

Preguntado sobre si el PSOE incluirá en su programa electoral la caducidad del trasvase, Caballero dejo claro que el PSOE de Castilla-La Mancha va a trabajar para que las reivindicaciones de la región estén presentes entre los compromisos electorales de José Luis Rodríguez Zapatero. "No nos van a temblar las piernas para defender nuestra posición ante el presidente o los ministros".

Así, adelantó que los socialistas de Castilla-La Mancha están manteniendo conversaciones con el Gobierno central para que "nuestra posición sea tenida en cuenta". Además, están trabajando con la Ejecutiva Federal para que el programa electoral recoja políticas, realidades y propuestas que ya funcionan en la región.

PRIORIDADES DEL PSOE.

Por otro lado, Caballero comentó que la Ley para la creación de la Empresa Pública de Gestión del Suelo y la Ley que establece la creación de la Agencia Regional del Agua, constituyen las prioridades del Grupo Parlamentario Socialista en el próximo periodo de sesiones. Los socialistas pretenden que la puesta en marcha de este organismo autónomo coincida con la aprobación del Estatuto de Autonomía.

Caballero explicó que la Agencia Regional del Agua es un instrumento público para gestionar todas las competencias en materia de agua que asuma Castilla-La Mancha y recordó que el texto del futuro Estatuto de Autonomía recoge la creación de un organismo autónomo, de dedicación exclusiva a la Comunidad Autónoma.

La Empresa Pública de Gestión del Suelo, cuyo anteproyecto ya fue aprobado por el Consejo de Gobierno, será aprobada "inminentemente" en pleno. Este instrumento agilizará la disposición de suelo y actuará con criterios de "eficacia y eficiencia" para que pueda cumplirse el compromiso del Gobierno regional de construir 50.000 viviendas públicas, 30.000 de ellas para jóvenes.

A preguntas de los medios, y ante las reivindicaciones de los sindicatos, Caballero aclaró que la Junta trabaja para equiparar los salarios de los funcionarios con los del resto de España, por lo que dejo claro que el Gobierno no teme las protestas de los sindicatos, que por otra parte, consideró "lógicas".