22 de octubre de 2020
18 de diciembre de 2009

La recién creada Agencia Regional del Agua gestionaría la reserva de 6.000 hm3, según Sánchez Pingarrón

El total de recursos públicos para este 2009 destinados a políticas de agua asciende a más de 390 millones de euros

TOLEDO, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda, Julián Sánchez Pingarrón, explicó hoy que la recién creada Agencia Regional del Agua, que aprobará sus estatutos e iniciará su actividad en el plazo de cinco meses, sería la encargada de gestionar la reserva de 6.000 hectómetros cúbicos que Castilla-La Mancha se quiere brindar por medio de su Estatuto de Autonomía.

De este modo se pronunció el consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda, durante la presentación en rueda de prensa de la Agencia Regional del Agua, en la que explicó que dicha reserva se debe contemplar en cada uno de los planes hidrológicos de cuenca, distribuyéndola conforme a los usos, tanto para abastecimiento, para regadío, o para la preservación del caudal ambiental.

"Dado que será esta agencia la que participe en el proceso de planificación hidrológica, será la que vigile que esta reserva se aplique y se utilice debidamente en el territorio de Castilla-La Mancha", aseguró Sánchez Pingarrón.

A preguntas de los medios, recordó que la ley por la que se ha creado la Agencia Regional del Agua inició su tramitación dos días después de la toma en consideración en el Congreso de los Diputados de la reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha, culminando ayer este proceso con la aprobación de dicha normativa en el Parlamento regional, con el apoyo del PP.

"En el texto de la reforma del Estatuto, en concreto en el artículo 105, se recoge específicamente que Castilla-La Mancha contará con una Agencia del Agua, que será la interlocutora y la encargada de defender los intereses de la región en esta materia. Por ello la creación de esta ley supone anticiparnos al proyecto del Estatuto que recogía ese compromiso", matizó el consejero.

Dicho esto, y también a preguntas de los medios, se mostró confiado en que el acuerdo alcanzado en las Cortes regionales en torno a esta Agencia Regional del Agua se traslade al Parlamento nacional, para desbloquear el Estatuto de Autonomía, y que éste vea por fin la luz.

"Para nosotros sería absolutamente deseable que el Partido Popular apoyara a la Junta, y al Grupo Socialista en el Congreso, para que sea efectivo el Estatuto, porque el texto que salió aprobado por unanimidad de las Cortes de Castilla-La Mancha está detenido en la Cámara Baja por falta de voluntad, y por falta de imponer los criterios que aquí se aprobaron", dijo.

"La mayor prueba de que el Gobierno de C-LM quiere que ese Estatuto se apruebe es que se está anticipando al mismo, con la creación de esta agencia", matizó Sánchez Pingarrón.

CONTENIDO

De otro lado, el que será su presidente explicó que el objetivo de esta Agencia Regional del Agua, que es un organismo autónomo, es poner en marcha una nueva administración hidráulica en la región, que concentre todas las competencias.

Así planificará, programará, financiará, ejecutará y gestionará nuevos sistemas de abastecimiento y depuración; potenciará una política activa del uso sostenible del agua, e impulsará la defensa y protección de los recursos hídricos necesarios para el desarrollo sostenible de Castilla-La Mancha, en coordinación con los distintos órganos y Administraciones Públicas competentes.

Esta agencia, puntualizó Sánchez Pingarrón, permitirá también a Castilla-La Mancha tener una presencia más activa en los órganos de gestión del agua, "un objetivo clave a la hora de participar e la toma de decisiones en las siete cuencas hidrográficas que afectan al desarrollo futuro de la región", coordinando la voz de la región en esas siete cuencas.

Entre sus competencias y funciones, está la de programar y ejecutar las obras de abastecimiento, saneamientos, depuración o regadío; ordenar y proteger los recursos hídricos competencia de Castilla-la Mancha; nombrar a los representantes en los órganos de la Administración hidráulica del Estado; emitir informes sobre la cesión de derechos de agua; inspeccionar y controlar los servicios de abastecimiento, saneamiento y depuración; entre otras.

Así, explicó que la creación de este organismo autónomo supone la desaparición de la Dirección General del Agua y la integración en la misma de la entidad Aguas Castila-la Mancha que pasa a llamarse Infraestructuras del Agua de Castilla-la mancha.

RECURSOS

Matizó Sánchez Pingarrón que la nueva Agencia Regional del Agua no supone un incremento de gasto en los presupuestos, ya que se dotará con los recursos actualmente asignados a las áreas donde actualmente residen las competencias del agua, como son la Dirección General del Agua; Aguas de Castilla-La Mancha y la parte de regadíos de la Consejería de Agricultura.

Respecto a 2009, el consejero indicó que el total de recursos públicos que se van a integrar en la agencia, para destinarlos a políticas de agua, asciende a más de 390 millones de euros, de los que 375 se destinarán a inversiones, lo que supone el 96 por ciento de los recursos.

Serán un total de 110 personas las que trabajen en este organismo- 87 procedentes de la Dirección General del Agua, y 23 de aguas Castilla-la Mancha- que presidirá el consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda, y que tendrá un gerente, que según Sánchez Pingarrón debe nombrar el presidente regional, José María Barreda.

El consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda señaló también que la nueva agencia gestionará el abastecimiento de agua 'en alta' del 25 por ciento de la población de la región; se ocupará de la gestión del servicio de abastecimiento de agua a 1.600.0000 ciudadanos, "más del 75 por ciento de la población regional"; prestará a finales de 2010 servicio de depuración a 180 municipios; y desarrollará el II Plan de Saneamiento y Depuración, que prevé una inversión de 928 millones hasta 2015.

Por último, indicó que la Agencia Regional del Agua se organizará por cuencas hidrográficas, y por ello habrá un área para el Tajo, otra para el Guadiana, otra para el Júcar, y otra en la que residen el Segura y otras demarcaciones en el que el peso de Castilla-La Mancha es inferior, como es el caso del Guadalquivir.