13 de noviembre de 2019
  • Martes, 12 de Noviembre
  • 4 de septiembre de 2009

    Sánchez-Lafuente Caudevilla dice que la Infantería, lejos de desaparecer, sigue siendo clave en los conflictos bélicos

    El director de la Academia aplicará el programa de estudio de este curso con "equilibrio" entre la tradición y la modernidad

    TOLEDO, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El teniente general Fernando Sánchez-Lafuente Caudevilla defendió hoy que los avances tecnológicos ayudan y complementan la labor desarrollada por la Infantería, que lejos de desaparecer por obsoleta, cada día, como queda de manifiesto en los numerosos conflictos bélicos, cobra mayor importancia.

    Sánchez-Lafuente Caudevilla, que impartió la lección inaugural del Curso Escolar de la Academia de Infantería, afirmó que el líder ha de adaptarse a las circunstancias que le toca vivir, y evolucionar con su tiempo, aunque la base y la esencia del liderazgo es siempre la de conducir voluntades, al tiempo que criticó los postulados que mantienen que la infantería está "obsoleta" porque el ataque hace innecesaria la maniobra.

    Esta opinión "interesada y partidista" demuestra, a su juicio "desconocimiento", y recordó el caso de la guerra de Kosovo, en el que solo la presencia de 50.000 soldados de infantería obligó al Gobierno a claudicar, apostillando que sin la intervención del Ejército de Tierra hubiera sido difícil obligar al Ejecutivo a dimitir.

    Hay otras tesis, prosiguió el teniente general, que apuntan que el avance de la tecnología armamentística y el uso de los satélites desplazaría también a la infantería, pero lejos de que este cuerpo del Ejército se quede obsoleto, se está adaptando a los nuevos conflictos.

    Aludió también a la Guerra del Golfo, "la primera guerra moderna", en la que la unión de la fuerza terrestre, naval y aérea logro echar a las tropas iraquíes de territorio kuwaití, siendo el momento decisivo la entrada de las fuerza terrestres para conquistar el terreno y mantenerlo.

    Lo mismo ocurre en Afganistán, explicó Fernando Sánchez-Lafuente Caudevilla, donde no se da un enfrentamiento cuerpo a cuerpo, sino un enemigo que se camufla y ataca a la población civil, dificultando el combate. "Y es aquí donde la infantería es imprescindible porque es la única en hacer aflorar al enemigo y perseguirlo", apuntó.

    Tras hablar de la labor que también desarrolla el Ejército de Tierra en las acciones de paz y humanitarias, aseveró que la infantería existirá siempre que haya un conflicto armado y haya una población a la que proteger.

    Dicho esto, enumeró las cualidades que debe tener un infante, que asimismo debe tener sentimiento de unidad y de preocupación por los subordinados, y dominar de forma fluida el inglés, pues el Ejército español participa en todas las acciones internacionales.

    "Pensad que el mando que ostentéis os reportará respeto, y que no se enseña con lo que se dice o se lee, sino no con lo que se hace", defendió el teniente general Fernando Sánchez-Lafuente Caudevilla.

    103 OFICIALES Y 173 SUBOFICIALES

    Por su parte el director de la Academia de Infantería, Adolfo Orozco López, que precedió al teniente general en su lección inaugural, aseveró que "tras este curso que hoy empieza los 103 alumnos de la escala de oficiales, y los 173 de la de suboficiales seréis mejores cualitativamente".

    Orozco López, que extendió esa mejora cualitativa no solo a los oficiales y suboficiales, sino también al personal de tropa, conformado por todo los soldados de infantería de todo el país.

    El director de la Academia de Toledo, que explicó que este año se ha registrado un aumento del número de alumnos, señaló que este incremento de personal lleva a afrontar el nuevo curso con el reto de realizar un esfuerzo para atender el trabajo extra derivado del aumento de la tropa.

    "Estáis aquí para ser formados como infantes, oficio muy noble de hombres sencillos que está motivado por el cumplimiento del deber, para servir a España con honor", dijo Orozco López, quien explicó que aplicará el programa de estudio con "equilibrio" entre la tradición y la modernidad, "para formar líderes, enseñar el oficio y formar a futuros formadores".

    "Para ello os enseñaremos a mandar en situaciones cada vez más complicadas, de carácter internacional, donde el dominio del inglés es imprescindible", concluyó. SOCIEDAD CIVIL

    La presencia, un año más, de autoridades civiles toledanas en este acto de apertura de curso evidencia, a juicio del director, la "simbiosis que Toledo y la academia siempre han tenido", y que sirve para demostrar el apoyo de la sociedad toledana al ejercito.

    Como siempre el acto inaugural de la Academia contó con una nutrida representación del espectro político y social toledano, pues quisieron acompañar a los infantes en su inicio escolar, el alcalde, Emiliano García-Page; la vicerrectora del campus de Toledo, Evangelina Aranda, y el subdelegado del Gobierno en la provincia, Francisco Javier Corrochano.

    Desde el espacio reservado a la sociedad civil, contemplaron también esta apertura de curso el delegado de la Junta, Fernando Mora; concejales del PP, como Paloma Barredo; o el edil de IU en el Consistorio toledano Aurelio San Emeterio, acompañados todos ellos por un representante de la Diputación provincial y de la Junta.