6 de abril de 2020
11 de diciembre de 2008

Sanroma señala al ámbito sanitario como una plataforma muy importante para la detección del maltrato

ALBACETE, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

La directora del Instituto de la Mujer, Ángela Sanroma, valoró hoy la importancia de que el personal sanitario esté formado e implicado en la detección de casos de mujeres víctimas de violencia de género y destacó la gran utilidad para la lucha contra los malos tratos de la elaboración de partes médicos.

Sanroma hizo estas declaraciones durante la inauguración de la VIII Jornada sobre violencia de género "Mujer y Salud", celebrada hoy en Albacete y organizada por la Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas (AMUSYD) y donde estuvo acompañada por la delegada de Salud y Bienestar Social, Angelina Martínez, y la presidenta de la asociación, Ana Motos, según informó en nota de prensa la Junta.

Durante su intervención, Sanroma señaló que la violencia de género "tiene efectos nocivos para la salud de las mujeres" y afirmó que el ámbito sanitario es "una plataforma muy importante para la detección del maltrato".

En este sentido, manifestó que el 95 por ciento de las mujeres que sufren malos tratos acuden a las consultas de atención primaria, pero tan sólo un 10 por ciento de ellas comunican su situación.

Además, indicó que según la Organización Mundial de la Salud la probabilidad de que una mujer padezca mala salud o problemas físicos o mentales es dos veces superior en las mujeres maltratadas, aún cuando los episodios de violencia se remonten a varios años atrás.

Según esta fuente, los trastornos más comunes en estas mujeres serían las ideas de tentativas de suicidio, los trastornos mentales y los síntomas físicos como dolores, mareos o desajustes ginecológicos.

Ante esta situación, Sanroma resaltó la importancia del Protocolo de actuación en atención primara para mujeres víctimas de malos tratos, puesto en marcha en 2004 en Castilla-La Mancha, un documento que facilita la detección de los síntomas del maltrato y facilita el establecimiento de un vínculo de confianza entre las mujeres maltratadas y el personal sanitario.

Sanroma indicó que en los siete años de aplicación de la Ley de Prevención de Malos Tratos y Protección a Mujeres Maltratadas se ha experimentado un aumento de partes médicos remitidos al juzgado que suponen un elemento probatorio de la situación de maltrato que sufren las mujeres, sobre todo en lo relativo a los malos tratos psicológicos que son más difíciles de probar.

El Protocolo sanitario ofrece a los y las profesionales de la Salud un modelo único de escrito de remisión al juzgado y parte de lesiones por malos tratos, así como información de los recursos sociales disponibles en la región para la violencia de género.

La directora se refirió a la violencia de género como un problema que siguen sufriendo todavía las mujeres en las sociedades democráticas y que precisa una mayor sensibilización social.

Por ello, reclamó un reproche contundente de la ciudadanía a los malos tratos y un cambio de mentalidad que permita modificar comportamientos machistas y podamos así "acabar de una vez por todas con la violencia".

La jornada organizada por AMUSYD cuenta con financiación del Instituto de la Mujer, al igual que el programa que llevan a cabo conjuntamente desde 1999 "Servicio de atención a mujeres víctimas de violencia de género e hijos testigos de violencia de género" y las jornadas de prevención para profesionales de la enseñanza "Educar en Igualdad".

El objetivo de este evento, que contó con la asistencia de cerca de 150 profesionales sanitarios, fue concienciar y sensibilizar sobre el impacto que el maltrato produce en la salud de las mujeres y dar a conocer los medios que desde el ámbito sanitario se despliegan para la detección de la violencia.