26 de agosto de 2019
  • Domingo, 25 de Agosto
  • Sábado, 24 de Agosto
  • 20 de octubre de 2008

    SGEL contrata un 'enclave' de Manchalan para la recuperación de libros defectuosos en su planta de Azuqueca (Guadalajara)

    GUADALAJARA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

    La Sociedad General de Editores y Libreros (SGEL) ha contratado a tres empleados de Manchalan con minusvalías psíquicas, pero aptas y responsables en el trabajo, para conformar un grupo de operarios o 'enclave' para el tratamiento y reciclaje de libros defectuosos, en su planta de Azuqueca de Henares (Guadalajara).

    SGEL es una de las compañías más importantes de España en la distribución de publicaciones periódicas. Desde su planta de 14.000 metros cuadrados en el Polígono Miralcampo de Azuqueca, distribuye a toda España prensa, coleccionables y libros, según informó Manchalan en nota de prensa.

    El jefe de Explotación del Almacén de Libros, Jesús Fernández Crespo, tiene a su cargo 50 trabajadores, en un área de trabajo de 4.500 metros cuadrados, donde maneja un catálogo de más de 30.000 referencias, de las que aproximadamente 18.000 tienen 'stock'. El fondo es muy heterogéneo con libros de texto, turismo, novelas en numerosos idiomas, mapas, guías, o literatura infantil. SGEL también es una pequeña editora, especializada en libros para enseñar español a extranjeros, que principalmente exporta.

    Los tres trabajadores de MANCHALAN tienen como labor tramitar y reciclar los libros que el mercado devuelve en malas condiciones, es decir, ejemplares con precio marcado o una etiqueta adherida, que hay que retirar y limpiar para ponerlos de nuevo en circulación. Sólo así pueden regresar al mercado miles de ejemplares.

    "Con los operarios de Manchalan estamos logrando un resultado excepcional para realizar esta labor tan delicada y a la vez importante, ya que ponen un especial cariño y cuidado en su trabajo, y cumplen su función en la empresa sin que ésta pierda un ápice de productividad. Mi responsabilidad es optimizar la explotación del almacén, y con el enclave de Manchalan somos igual de competitivos o más", comentó Fernández.

    Asimismo, explicó que SGEL tiene una liquidación porque los empleados de Manchalan han trabajado temporalmente en la Sociedad, y que existen épocas de devolución de campañas, aunque la temporalidad cada año es menor, ya que se encadenan unas con otras y todo producto que no se agota en el mercado requiere un tratamiento de devolución. "A veces viene a SGEL un volumen importante de libros defectuosos que debemos reciclar y el apoyo próximo y eficaz de Manchalan es una solución", concluyó.