19 de noviembre de 2019
29 de julio de 2009

Solicitan la inhibición en favor de juzgados de Madrid en el caso del crimen de Chozas de Canales (Toledo)

TOLEDO, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía Provincial de Toledo dictaminó hoy que procede la inhibición en favor de los juzgados de Madrid en el caso de la muerte el pasado sábado de E.M.R.C. presuntamente a manos de su ex pareja J.F.C.M., en la localidad toledana de Chozas de Canales.

El fiscal jefe, José Javier Polo, considera que debe realizarse esta inhibición sin perjuicio de coordinar, por el principio de unidad de actuación del Ministerio Fiscal, las actuaciones de la Fiscalía de Toledo con la de Madrid, a la que remitirán todos los antecedentes, según informa en un comunicado.

Explica que a la vista de la Ley que modificó la Ley de Enjuiciamiento Criminal, la competencia territorial para juzgar los asuntos de violencia de género corresponde a los tribunales del domicilio de la mujer víctima, siendo en este caso Madrid, aunque eventualmente se encontrase en el partido judicial de Illescas.

La Fiscalía se pronuncia así tras haber intervenido en las primeras diligencias tanto en las protección del menor y su exploración como testigo, como de la mujer víctima, así como en la declaración del imputado, solicitando su prisión provisional ante la gravedad de los hechos y las pruebas concurrentes.

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número cuatro de Illescas (Toledo) decretó ayer la prisión provisional comunicada y sin fianza para el presunto asesino, a quien se le imputan los presuntos delitos de homicidio, quebrantamiento de medida cautelar y lesiones, manteniendo el caso bajo secreto de sumario.

La titular también solicitó la inhibición del procedimiento a favor del Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Madrid que por turno corresponda, al venir determinada esta competencia territorial por el lugar del domicilio de la víctima.

Los hechos se produjeron aproximadamente a las 20.30 horas del sábado cuando la víctima y su hija se acercaron al domicilio familiar situado en la calle Magdalena de esta localidad toledana para cambiarse de ropa tras un bautizo familiar y allí se encontraron con el presunto asesino.

Tras acabar con la vida de la mujer, delante de la hija que ésta tenía de otra relación anterior, el hombre salió huyendo hacia un recinto en obras donde fue visto según los vecinos por "un gitano que estaba de guarda". Tal y como explicó la vecina, el presunto asesino confesó su crimen al guarda.