7 de abril de 2020
6 de septiembre de 2008

Sucesos.- Unas 600 personas despiden a los dos menores fallecidos en el incendio de una furgoneta en Quintanar (Cuenca)

CUENCA, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

Más de 600 personas despidieron esta tarde a los dos menores de origen ecuatoriano, de 3 y 5 años, fallecidos el pasado jueves en Quintanar del Rey (Cuenca), cuando la furgoneta en la que estaban montados se deslizó por una pendiente hasta que chocó contra el bordillo del jardín de una vivienda mientras ardía.

Los jóvenes recibieron sepultura finalmente esta tarde en el cementerio municipal de Quintanar, ya que la juez que instruye el caso no ha autorizado que sus cadáveres sean repatriados a Ecuador, de donde es originaria la familia.

Al entierro-funeral, celebrado en la parroquia San Marcos Evangelista de la localidad, asistió el delegado de la Junta en Cuenca, Ángel Valiente; la delegada de Bienestar Social en la provincia, María del Carmen García Patiño; el subdelegado del gobierno en Cuenca, Julio Magdalena, así como la corporación municipal que preside Martín Cebrián al completo.

En declaraciones a Europa Press, Valiente afirmó que "es una situación muy triste, no sólo por la muerte de dos niños, sino también por las circunstancias. A la madre le he dicho que sentía molestarla, pero que íbamos a estar con ellos en todo momento, como habíamos estado desde el principio".

Asimismo, señaló que el alcalde de Quintanar del Rey, Martín Cebrián, "esta muy afectado, pero ha estado con ellos de manera permanente y también se ha volcado en saber qué necesitaban las familias, y en contacto siempre con Bienestar Social y nosotros para trasladarnos esas necesidades".

Valiente también aseguró que "la madre ha decidido que, una vez que concluya la investigación, va a volver con los cuerpos de los pequeños a Ecuador. Al parecer, cuando finalice la investigación quieren incinerar los cuerpos y viajar con sus cenizas de vuelta a su patria", explicó.

Por ello, Valiente señaló que "hemos estado en contacto permanente con el cónsul de Ecuador en España, para que las cuestiones legales de la repatriación y del depósito de los cadáveres hasta el término de la investigación no vengan a sumarse al dolor de la familia". De momento, la jueza que instruye el caso, según Valiente, "es la que determinará cuándo ha terminado la investigación, y después la madre podrá disponer de los cuerpos".

MULTITUDINARIO ADIÓS

El delegado apuntó que en Quintanar del Rey, la comunidad de ecuatorianos pasa de las 400 personas, "pero han venido del resto de la comarca. Además se han unido también vecinos del pueblo, que no querían que la familia estuviese sola en este momento".

La familia de los dos menores residía en Quintanar del Rey desde hace tres años, mientras que el padre lleva viviendo en la localidad ocho años. Está formada por los dos menores fallecidos además de una hermana de veinte meses de edad.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 17.00 horas del jueves, momento en el que el padre de los niños, que también resultó herido en el suceso, se personó en las dependencias de una planta de compós para el cultivo de champiñones con el propósito de hacer algunas gestiones.

Todavía prosiguen las investigaciones, en las que participan los efectivos de la Policía Judicial de la Guardia Civil y un equipo de investigación de incendios de la Benemérita procedente de Madrid, que determinarán en unos días los motivos por los que ardió la furgoneta.