25 de abril de 2019
3 de noviembre de 2008

Sucesos.- La estanquera de La Guardia será enterrada a lo largo de esta mañana en la localidad toledana

TOLEDO, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

R.A.M, de 68 años, que falleció el pasado viernes, tras ser amordazada mientras uno o varios asaltantes entraron a robar al estanco que regenta en La Guardia, será enterrada a lo largo de esta mañana en la localidad toledana, según confirmó el alcalde, Luis Cabiedas a Europa Press.

El cadáver de la fallecida, según explicaron fuentes del Instituto Anatómico de Toledo a Europa Press, permanece todavía en sus dependencias, aunque los forenses le realizaron ayer la autopsia, a la espera de que a lo largo de la mañana de hoy los servicios funerarios pasen a recoger el cuerpo, para trasladarlo al municipio de La Guardia.

De otro lado, el alcalde de la localidad señaló que el Ayuntamiento ha emitido un comunicado de condena de los hechos y de apoyo a la familia, en el que también se urgía a la justicia y a los responsables de la investigación a que actuaran con urgencia para conocer cómo ocurrió el desagradable suceso, que ha conmocionado al pueblo.

Fuentes de la Comandancia de la Guardia Civil explicaron a Europa Press que la investigación continúa abierta y que de momento se desconoce tanto el móvil de la muerte de esta mujer, como la autoría de los hechos.

NO CONSIGUERON ABRIR LA CAJA

El autor o los presuntos ladrones que entraron a robar en el estanco de la localidad toledana de La Guardia, y que amordazaron a su propietaria, no consiguieron abrir la caja registradora.

Fue el propio marido de la fallecida, que descubrió su cadáver, el que vio salir del estanco a un hombre vestido de negro, pero pensó que era "uno de los obreros que trabajan en su casa, y que están realizando obras".

Los hechos se produjeron poco después de las 14.00 horas del pasado viernes, cuando la mujer estaba sola echando el cierre del negocio que regentaba, momento que aprovecharon los ladrones para entrar. El marido de la víctima había ido a su casa, anexa al estanco a preparar la comida, y cuando regresó se encontró el cuerpo atado de pies y manos a una silla, y con una mordaza en la boca.

Hasta el lugar de los hechos, situado en la calle Mayor de La Guardia se desplazaron agentes de la Guardia Civil y la UVI Móvil de Tembleque, explicaron fuentes de la Consejería de Administraciones Públicas y Justicia a Europa Press, que solo pudieron certificar la muerte de esta mujer de 68 años.