19 de abril de 2019
  • Jueves, 18 de Abril
  • Miércoles, 17 de Abril
  • 5 de agosto de 2010

    Un total de 20 personas fallecieron en 2009 en C-LM en accidentes de tráfico provocados por la fatiga, según un estudio

    TOLEDO, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

    La fatiga es la cuarta causa de siniestralidad con víctimas mortales en las carreteras españolas. Según datos de la DGT, en 2009 se produjeron 119 accidentes provocados por cansancio y sueño, con un resultado de 139 muertos. En Castilla-La Mancha, durante 2009, fallecieron 20 personas por este motivo.

    El verano es la época del año en que se produce un mayor número de desplazamientos y, también, de accidentes provocados por la fatiga. Sin embargo, estudios de RACE y la Asociación de Fabricantes de Refrescos (ANFABRA) señalan que le cansancio se puede combatir.

    En nota de prensa ambas organizaciones han indicado que parar cada 200 kilómetros o 2 horas de conducción, realizar unos estiramientos y beber un refresco, que mantiene los niveles de hidratación, y aporta glucosa necesaria para mantener la atención, lo que reduce el tiempo de respuesta ante un imprevisto.

    El verano es la época del año en que se produce un mayor número de desplazamientos y, unido a ello, también aumenta el número de accidentes, muchos de los cuales están motivados por el cansancio y la fatiga. Así, en el caso concreto de Castilla La Mancha, el 25% afirma que hará más de 4.000 kilómetros este verano y un 28% entre 2.000 y 3.000.

    Además, un 4% declara que, debido a la situación económica, va a utilizar el coche más que otros años, en lugar de optar por otros medios de transporte como el avión o el tren. Este dato es ligeramente inferior a la media nacional que se sitúa en un 5%.

    La falta de descanso, la deshidratación, el calor, las comidas copiosas, el consumo de alcohol, o el estrés, son algunas de las causas de la fatiga. Esto provoca, entre otras cosas, una disminución de la atención al volante y aumenta en un 86% del tiempo de reacción ante un obstáculo, lo que incrementa el riesgo de sufrir un accidente.

    RIESGO DE FATIGA EN CONDUCTORES CASTELLANO-MANCHEGOS

    Entre los resultados del "Estudio Fatiga y Conducción 2010" en conductores castellano-manchegos, destaca que el 61% reconoce haber sufrido pérdidas de concentración al volante, y un 79% ha sufrido episodios de sueño, aunque no le da la suficiente importancia.

    Este dato es significativo ya que la somnolencia es la fase final y más peligrosa de la fatiga, lo que indica que previamente se han producido señales a las que el conductor no ha prestado la suficiente atención. Las pérdidas de atención, aumento del tiempo de reacción, picor de ojos, nerviosismo, son algunas de estas señales previas que alertan de que se está conduciendo bajo los efectos de la fatiga.

    Por todo ello, el 22% de los conductores castellano-manchegos reconoce haber sufrido fatiga extrema durante sus desplazamientos estivales. En estas situaciones, el 72% reconoce que parar y tomar un refresco le ha ayudado a despejarse.

    Respecto a las paradas de descanso, el 50% (10 puntos superior a la media nacional que se sitúa en el 40%) supera los tiempos de conducción recomendados, en incluso un 11% para por encima de las cuatro horas o no para durante el viaje.

    ESTUDIO

    El "Estudio Fatiga y Conducción 2010" forma parte de las acciones de investigación que se desarrollan dentro de la Campaña "Un refresco tu mejor combustible" que, desde hace cinco años, desarrollan el RACE y ANFABRA, con el apoyo de la DGT, con el fin de prevenir los accidentes asociados a la fatiga.

    Esta investigación, realizada sobre una muestra de 2.400 conductores, indica que el 70% de los conductores españoles se encuentra en una situación de potencial riesgo de sufrir fatiga durante sus desplazamientos estivales.

    Para leer más