21 de enero de 2021
20 de abril de 2006

Trabajadoras de residencia de Illescas (Toledo) denuncian falsedades y presión por parte de denunciantes de malos tratos

TOLEDO, 20 Abr. (EUROPA PRESS)

Un grupo de diez trabajadoras de la Residencia Nuestra Señora de la Caridad de Illescas (Toledo) han comparecido en rueda de prensa en la sede regional de UGT para responder a las críticas que están sufriendo desde que se publicaron denuncias de malos tratos síquicos y físicos a los residentes.

Como portavoz de todas las trabajadoras del centro ha intervenido María del Carmen Mudarra, quién ha denunciado que, no sólo como trabajadora, sino como vecina de Illescas, la han colocado en una situación muy delicada quienes han difundido unas "falsedades" que han provocado la "inquietud" entre residentes y sus familiares.

La rueda de prensa fue presentada por Mari Carmen Campoy, Secretaria de Organización de la Federación de Servicios Públicos de UGT-CLM quién manifestó que lo único que pretende el sindicato en estos momentos es permitir que se conozca la postura de las trabajadoras de la residencia de Illescas ante las acusaciones de supuestos malos tratos a residentes.

Tras la presentación intervino Mudarra que afirmó hablar en nombre de todas las trabajadoras de la residencia cuando asegura que hacen su trabajo con la mayor profesionalizad posible. Según la portavoz, están sufriendo un daño muy importante por parte de los que ponen en duda su trabajo, de quienes afirmó "que son gente que no está trabajando codo con codo con nosotras todos los días".

Las trabajadoras mostraron asimismo su preocupación por la incertidumbre que se ha sembrado entre residentes y ancianos, mientras que consideran que las acusaciones pueden provenir de "cuatro o cinco" personas del total de 54 empleados de la residencia que atienden a 95 residentes en estos momentos.

La portavoz explicó que estas acusaciones no solo afectan a las auxiliares de enfermería, como es su caso, sino a la totalidad de la plantilla, como ocurre con las cocineras.

Por último, la portavoz Mari Carmen Mudarra aseguró que la convocatoria de huelga el viernes en la Residencia se ha hecho sin contar con las trabajadoras, llegando a afirmar que "se habían enterado por la prensa".