17 de noviembre de 2019
  • Sábado, 16 de Noviembre
  • Viernes, 15 de Noviembre
  • 15 de julio de 2008

    Tribunales.- La Audiencia de Ciudad Real admite la querella contra un funcionario de la Junta por el caso del lino

    CIUDAD REAL, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La Audiencia Provincial de Ciudad Real ha ordenado admitir la querella interpuesta contra el funcionario de la Consejería de Agricultura, Manuel Alonso Ferranz, por los presuntos delitos de falsedad documental cometida por funcionario público y falso testimonio en juicio penal, en relación con el caso del lino.

    La Audiencia, en un auto del 22 de mayo de 2008, revoca íntegramente una resolución anterior del Juzgado Número 2 de Ciudad Real y ordena al juez que dé inicio a la instrucción dictando Auto de admisión de la querella.

    La apertura de este nuevo sumario, que reactiva el denominado caso del lino en Castilla-La Mancha, es consecuencia de la querella interpuesta por Enrique Ayala Martínez, uno de los agricultores castellano-manchegos que fueron absueltos en su día por la Audiencia Nacional.

    Desde el principio de su acusación en el caso, Ayala mantuvo en todo momento que las actas de Inspección de campo levantadas por este funcionario eran falsas, y ya en 2001 interpuso querella contra Manuel Alonso, aunque la tramitación quedó en suspenso en tanto se tramitaba la causa penal en la Audiencia Nacional, informó su despacho de abogados.

    Concluida esta con la absolución de Ayala y de todos los demás acusados, se ha reabierto la acusación contra el funcionario cuyos hechos, indiciariamente delictivos, ahora la Audiencia de Ciudad Real manda investigar. A este respecto, el funcionario Manuel Alonso Ferranz ya ha sido citado para declarar ante el Juzgado el próximo 10 de octubre.

    Los propios Servicios Jurídicos de la Junta han asumido la defensa del funcionario, "en un claro reconocimiento de las eventuales responsabilidades que pueden corresponder al Gobierno castellano-manchego".

    En su querella, Enrique Ayala considera probado que el lino se plantó y cultivó efectivamente, ya que en el año 2006 el Tribunal Superior de Castilla-La Mancha anuló las actas de inspección por inveraces estimando su petición, y obligando a la Junta a reconocer su derecho al cobro y abonarle la integridad de la subvención solicitada.

    A pesar de este hecho decisivo, el funcionario mantuvo la validez de sus actas --que sirvieron de base a la acusación contra el ahora querellante-- en el juicio del lino, lo que fue rebatido de nuevo por la Audiencia Nacional en la sentencia absolutoria.

    A la vista de que las dos sentencias, la del Tribunal Superior y la de la Audiencia Nacional, respaldan las acusaciones de la querella presentada por Enrique Ayala, la Audiencia Provincial manda que se investigue la actuación de este funcionario, así como "iniciar la instrucción penal de unos hechos que aparentemente pudieran tener visos de criminalidad", según el Auto conocido ahora.

    Manuel Alonso Ferranz, junto con dos otros funcionarios de la Junta, está imputado en otra denuncia derivada del caso del lino, presentada por la empresa transformadora Colisur 2000, SA, que le acusa de falsedad en las actas de inspección, y que está a la espera de señalamiento para el juicio oral.

    Con la orden de procesamiento de Alonso dictada por la Audiencia de Ciudad Real se abre la vía para que otros agricultores absueltos, y que fueron acusados con las actas irregulares emitidas por funcionarios de Castilla-La Mancha, presenten nuevas querellas contra el personal de la Junta, algo que ya está en estudio en algunos casos.