17 de octubre de 2019
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • 4 de abril de 2008

    Tribunales.- Condenado a 12 años de cárcel el joven que mató a otro mediante atropello en Valmojado (Toledo)

    TOLEDO, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Toledo ha condenado a doce años de prisión e inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena, por un delito de homicidio, a Antonio F.S.C., el joven portugués que en agosto de 2005 mató a un ciudadano marroquí, S.H.A., de 21 años, al atropellarle con una furgoneta en Valmojado (Toledo).

    Asimismo, el fallo de la sentencia también indica que el condenado deberá indemnizar a los padres del fallecido con una suma de 90.000 euros, y a cada hermano que mantuviera relación de convivencia con la víctima en España en la fecha de su fallecimiento en la suma de 12.000 euros. Al resto de sus hermanos sin relación de convivencia en la relación de 6.000 euros.

    La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, considera probado que Antonio F.S.C., sin antecedentes penales y en prisión provisional por esta causa el día 23 de agosto de 2005, atropelló intencionadamente con su furgoneta a S.H.A. provocándole la muerte por numerosos traumatismos.

    El texto relata que ese día, S.H.A. regresaba de su trabajo en la construcción, tras concluir su jornada, descendiendo del vehículo de un compañero en las inmediaciones de la rotonda de entrada a Valmojado, desde donde realizaba a pie el resto del trayecto hasta su domicilio, situado en la población cercana de Casarrubios del Monte.

    Se detuvo a la altura del punto kilométrico 1.500 de la CM-404, lugar donde se hallaba la chabola en la que habitaba Antonio F.S.C., en compañía de sus padres y hermanos, cuando, tras mantener un agrio enfrentamiento con Antonio, el ciudadano marroquí reemprendió su camino por la citada carretera.

    Unos instantes después, Antonio se dispuso a salir tras él, sirviéndose para ello de la furgoneta registrada a nombre de su madre, y aunque sus familiares intentaron evitar que emprendiera la marcha, al final lo consiguió y logró dar alcance a S.H.A., que caminaba por el margen derecho de la calzada.

    Entonces, el joven portugués, consciente del grave riesgo que para la integridad física o incluso para la vida del peatón entrañaba la maniobra, dirigió la furgoneta hacia él, arrollándole, y sufriendo éste, entre otros traumatismos, una fracturaluxación cervical a consecuencia de la cual se produjo su fallecimiento de forma instantánea.

    Tras el atropello, Antonio detuvo momentáneamente la furgoneta, observando por el espejo retrovisor izquierdo el estado en el que había quedado el fallecido, reiniciando después la marcha y circulando por la calzada hasta alcanzar un paraje alejado del lugar en que ocurrieron los hechos, donde dejaron la furgoneta, regresando a pie, junto con sus dos hermanos, a la chabola, y siendo detenido posteriormente.

    Como consecuencia de los hechos, el fiscal solicitó una pena de 16 años por homicidio con dolo eventual, la acusación particular 20 años de cárcel, mientras que la defensa del acusado solicitó la condena de su representado como autor de un delito de homicidio imprudente por dos años de cárcel.