21 de octubre de 2019
4 de junio de 2008

Tribunales.- Finaliza la fase de instrucción por las querellas contra la alcaldesa de Casarrubios del Monte (Toledo)

TOLEDO, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

La fase de instrucción realizada a raíz de las querellas interpuestas contra la alcaldesa de Casarrubios del Monte (Toledo), Noemí López, y su asesor personal, Javier García, por los presuntos delitos de falsedad en documento, prevaricación y tráfico de influencias, han finalizado tras la declaración del responsable de una de las empresas que supuestamente se presentó al concurso en el que se adjudicó la compra de 5.000 llaveros.

Según explicó a Europa Press el secretario general de 'Manos Limpias', Miguel Bernad --querellante junto al Ministerio Fiscal--, el responsable de la empresa 'Manin de Publicidad SA', Julián Sánchez Caro, aseveró en su declaración en el Juzgado de Instrucción número 34 de Madrid --sede social de la entidad-- que "en ningún momento" el Ayuntamiento ha contratado con su empresa ningún producto de publicidad.

También dijo desconocer quién firma el presupuesto que se remitió al Ayuntamiento de la localidad toledana --un tal Miguel Ángel Ruiz-- y agregó que esta persona "no trabaja ni ha trabajado nunca para su empresa".

Con esta declaración finaliza la fase de instrucción, de tal forma que 'Manos Limpias' espera que el Juzgado de Instrucción número 5 de Illescas (Toledo) emita la próxima semana el auto correspondiente, en el sentido de imputar a la alcaldesa.

De ocurrir así, el colectivo de funcionarios públicos va a solicitar la suspensión cautelar de la alcaldesa en su cargo, considerando que no puede continuar representando a los ciudadanos ni gestionando el dinero público, pues de lo contrario, podría convertir Casarrubios "en Marbella".

Los hechos ocurrieron en agosto de 2007, cuando el equipo de Gobierno adjudicó a la empresa D'LEIP --propiedad de los padres del asesor personal, Javier García-- la compra de 5.000 llaveros, por importe de 29.817 euros.

Para ello, presuntamente, la regidora de Casarrubios del Monte hizo "un montaje", para tratar de dar apariencia de legalidad a la compra elaborando tres presupuestos distintos, dos que resultaron ser falsos y el que se adjudicó a la empresa de los padres del asesor personal que resultó "más rentable económicamente".