24 de octubre de 2020
18 de diciembre de 2009

El vicepresidente del Europarlamento dice que el reto de la Presidencia es seguir avanzando en políticas progresistas

CIUDAD REAL, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente del Parlamento europeo, el eurodiputado socialista ciudadrealeño Miguel Ángel Martínez, aseguró hoy que uno de los principales retos de la Presidencia española de la UE, que se abre el próximo 1 de enero, es el lograr que se siga avanzando en las políticas progresistas en un contexto conservador, como el que representa el propio Parlamento de la UE.

En un encuentro con los medios, Martínez señaló que eso va a conllevar una gran labor de negociación y de diálogo con los grupos políticos y con los países miembros, dado que, según dijo, "hay perspectivas difíciles de casar", aunque se mostró convencido de que es algo que se puede conseguir.

Martínez indicó que el actual Gobierno español del PSOE es un referente de la izquierda europea por las políticas que esta poniendo en marcha, sobre todo, en cuestiones como la actualización de derechos individuales y colectivos, algo que, consideró, también es esperado en el resto de Europa.

España, estimó Martínez, tiene "prioridades temáticas y territoriales" y, en ese sentido, se mostró esperanzado por el hecho de que el 98 por ciento del Congreso de los Diputados haya refrendado el "programa" para la Presidencia europea, permita que este se pueda llevar a cabo lejos de la confrontación interna.

También reseñó como un paso adelante para el mantenimiento de las políticas, el acuerdo alcanzado con Hungría y Bélgica, que sucederán a España en la Presidencia de la UE, para darle continuidad a las actuaciones que se pongan en marcha en los próximos seis meses.

TRATADO DE LISBOA

Para Martínez, la Presidencia española, que coincidirá con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, es un "gran reto, una gran responsabilidad", una oportunidad para que lo realizado hasta ahora en Europa se pueda consolidar y mejorar.

No obstante, Martínez no ocultó que la aplicación del Tratado de Lisboa puede derivar en que muchos esfuerzos que se tienen que realizar en políticas concretas se concentren en esa aplicación del tratado.

En opinión del eurodiputado ciudadrealeño, un tema importante será el trabajo a realizar para superar la crisis económica y luchar contra la "renacionalización" que se está produciendo en algunos países de la UE, con las sucesivas ampliaciones.

En este punto, se refirió a la entrada en funcionamiento de un "Ministerio de Asuntos Exteriores" de la comunidad, que debe marcar el papel único que debe jugar la institución en un contexto global de mundialización.