5 de diciembre de 2020
22 de octubre de 2020

La Audiencia Provincial de Burgos condena al asesino de Silvia Plaza a 24,5 años de prisión

BURGOS, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Burgos ha condenado al asesino de Silvia Plaza, J.D.L.C., a 24 años y seis meses de prisión, según ha señalado el Gabinete de Comunicación del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) a través de un comunicado recogido por Europa Press.

En concreto, ha condenado al acusado a 22 años de internamiento por un delito de asesinato y a un año y seis meses de cárcel por un delito de maltrato habitual en el ámbito e la violencia de género. A estas penas se suma otra de un año de prisión con la accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena por un delito de quebrantamiento de medida cautelar.

En el caso del primero de los delitos, el Tribunal ha estimado la circunstancia del agravante de parentesco y de género, por lo que además se le ha impuesto la prohibición de acerarse a los padres o hermanos de la víctima a una distancia inferior a 500 metros, sus domicilios o lugares de trabajo durante 23 años, a los que se suman otros tres años por el segundo de los delitos.

El tribunal del jurado ha condenado al acusado, además, además a indemnizar a cada uno de los progenitores de la víctima en la cantidad de 65.000 euros y a cada uno de los hermanos en la cantidad de 15.000 euros.

El condenado también deberá indemnizar a los padres de la víctima en la cantidad de 5.433 euros por los gastos de funeral y a la Junta de Castilla y León en la cantidad de 3.274 euros.

Los hechos se produjeron en abril de 2018 en la calle San Antón del barrio de Gamonal de la capital burgalesa, donde un vecino alertaba a la policía de la presencia del hombre dando patadas a una mujer que se encontraba en el suelo.

Una vez en el lugar, los policías comprobaron que la víctima continuaba con vida, por lo que era trasladada en a la UCI del Hospital Universitario de Burgos, donde fallecía un día después como consecuencia de los golpes recibidos.