25 de enero de 2020
  • Viernes, 24 de Enero
  • 2 de julio de 2014

    CC.OO de CyL replica a Marcos que los datos de las ONGs elevan a 83.000 los niños en situación de pobreza en la región

    Considera que los comedores escolares garantizarían una comida equilibrada al día a miles de alumnos este verano

    VALLADOLID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La Federación de Enseñanza de CC.OO. en Castilla y León ha salido hoy al paso de las últimas declaraciones efectuadas por la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, quien asegura que tan sólo diecisiete familias en la Comunidad precisan de ayuda urgente a causa del cierre de los comedores escolares en verano, y en tal sentido le ha recordado que los datos de distintas ONGs, como Cáritas y Unicef, elevan a 83.000 el número de niños en situación de pobreza.

    Así, la citada federación, a través de un comunicado recogido por Europa Press, ha insistido en que la alimentación (lo mismo que la vivienda, la sanidad, la educación o el trabajo) debería ser un derecho reconocido para toda la población y, por lo tanto, los déficits nutricionales graves de los niños y niñas deberían ser paliados desde los servicios públicos en tanto que derecho de las personas.

    Por ello, CC.OO asegura coincidir con la recomendación de la Fefensora del Pueblo, Soledad Becerril, de que se abran los comedores escolares en verano para garantizar a los menores en riesgo de exclusión una alimentación adecuada.

    En este sentido, el sindicato ha exigido a la Junta que recupere la gestión pública de los comedores escolares y que destine el ahorro que supondría esa medida a mantenerlos abiertos en verano.

    "Esta decisión podría servir también para ahorrar, durante el curso, los beneficios que se llevan las empresas adjudicatarias y mejorar así la calidad del servicio y bajar los precios para paliar los efectos del empobrecimiento en las niñas y niños de nuestra Comunidad", apunta CC.OO.

    Igualmente, solicita un aumento de becas y la apertura de comedores en periodos no lectivos, con la realización de "campamentos urbanos", ampliándo el servicio de comedores también a todo el alumnado de la Enseñanza obligatoria, volviendo a contratar a un número de cuidadores suficientes, y poniendo en marcha un programa de desayunos o meriendas para escolares, similar al existente en algunas CC.AA y ayuntamientos.