6 de diciembre de 2019
  • Jueves, 5 de Diciembre
  • 22 de noviembre de 2019

    CESM asegura que el nuevo modelo sanitario en el medio rural es únicamente de Casado, sin participación del sector

    VALLADOLID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

    La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos en Castilla y León ha mostrado su radical rechazo al nuevo modelo de asistencia sanitaria en el medio rural planteado por la consejera del ramo, Verónica Casado, tanto por la forma en la que ha sido comunicado como por el hecho de no haber sido consensuado con el sector.

    En el primer caso, CESM, a través de un comunicado recogido por Europa Press, muestra su malestar porque el modelo se ha presentado en Consejo de Gobierno y posteriormente a la prensa, sin haberlo dado a conocer previamente a los representantes de los trabajadores ni a Mesa de Negociación alguna, ni a los órganos de participación ciudadana.

    "El argumento de que este modelo parte de las conclusiones de los Grupos Técnicos de trabajo sobre Atención Primaria que convocó la Consejería anterior es totalmente falso porque dichos grupos no llegaron a ninguna conclusión, ni a ningún acuerdo", asegura CESM, sindicato que participó en estos grupos y comprobó que las bases de este modelo no fueron, ni tan siquiera, tratadas en los mismos.

    El modelo también se basa en el Marco Estratégico para la Atención Primaria y Comunitaria publicado en el BOE por el Ministerio de Sanidad. Sin embargo, CESM sostiene que en este documento no participaron varias CC. AA, entre ellas Castilla y León, ni contó con el apoyo de los profesionales que habían abandonado previamente el grupo de trabajo.

    "En resumen, que no se escondan en falsas conclusiones, este es el modelo de la consejera, y no ha sido negociado con ninguna organización sindical, ni profesional representativa", critica CESM.

    Este modelo, añade CESM, surge para tratar de dar solución a un problema asistencial provocado por la falta de médicos, por la politización del debate sanitario y por la mala planificación de las Administraciones que, ahora, se quiere solucionar con un modelo que duplica el trabajo de los profesionales, que provoca trasvase de competencias de los médicos a la enfermería, que pretende cambiar roles profesionales (para lo cual la Consejería no tiene competencias), además de modificar las condiciones de trabajo sin contar con sus representantes legales, degradando la calidad asistencial y los derechos de los pacientes.

    "Es un proyecto que, además, carece de plazos y de la financiación correspondiente, que todo lo fía a proyectos piloto que producen inseguridad jurídica al precisar de cambios normativos, para algunos de los cuales las competencias no están en Castilla y León", añaden.

    Por todo ello, CESM exige a la Consejería que retire este proyecto, que se ponga a trabajar en la negociación de propuestas razonables y que no le obligue a tomar otras medidas para defender una adecuada prestación sanitaria a los ciudadanos que viven en el medio rural y a los médicos que la prestan.

    Contador

    Para leer más


    Lo más leído en Castilla y León