16 de septiembre de 2019
9 de diciembre de 2014

CGT acusa a Konecta de iniciar una campaña en Valladolid para despedir en ocho días a otros tantos trabajadores

Entre los despidos incluye a dos empleadas por "absentismo", al computar ausencias de su tratamiento de fertilidad

VALLADOLID, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

La empresa Konecta, la subcontrata que se ha hecho cargo del servicio de atención al cliente de Vodafone en Valladolid, ha iniciado una campaña de despidos entre los que ha incluido dos trabajadoras "por absentismo", computando las ausencias de su tratamiento de fertilidad, tal y como denuncia públicamente CGT.

Tras un año de su implantación en Valladolid para hacerse cargo del referido servicio, Konecta ha iniciado una campaña de despidos, ocho despidos en ocho días, alegando en unos casos "la disminución continuada y voluntaria en el rendimiento" y en otros "el absentismo" de los trabajadores.

Sin embargo, CGT, a través de un comunicado recogido por Europa Press, sostiene que con estos despidos Konecta pretende deshacerse de los trabajadores más antiguos, alguno de ellos con quince años en la empresa, al tiempo que contrata masivamente a otros a través de ETT, más precarios y en peores condiciones de trabajo. "Están retorciendo y desvirtuando la ley, -añaden- porque los despidos por bajo rendimiento no son tales porque los objetivos se incrementan mes a mes".

Para el sindicato, lo más grave es el "uso perverso" que Konecta está haciendo de la reforma laboral, al despedir "por absentismo" a trabajadores con enfermedades graves, en procesos preoperatorios para intervenciones inminentes o que están en procesos de tratamientos de fertilidad, unos despidos basados en la reforma laboral que han empezado el pasado 25 de noviembre.

En este sentido, denuncia el sindicato que resulta especialmente cruel y discriminatorio que se despida por "absentismo" a trabajadoras con enfermedades crónicas que se conoce su necesidad de atención médica periódica ó que se compute como ausencias las derivadas por tratamientos de fecundidad.

"El que haya dos trabajadoras despedidas en esta situación, que era conocida dentro de la empresa, no es coincidencia y supone un atentado contra los derechos de la mujer porque este proceso está directamente vinculado al género", censura CGT.

En este sentido, el sindicato reprocha que este "ataque la mujer" resulta más "indignante" aún porque Konecta se manifiesta públicamente contra la "violencia de género", y el despido en estas condiciones es "la mayor violencia de género que puede producirse".

Por ello, desde C.G.T, además de la asistencia jurídica a los afectados, se está valorando otras medidas para obtener la inmediata readmisión de los trabajadores así como la de obtener un cambio radical en la postura que la dirección de la empresa está adoptando.

Para leer más