30 de noviembre de 2020
9 de junio de 2006

El cordobés José Luis Rey Cano gana el XVI Premio de Poesía Jaime Gil de Biedma de Segovia

SEGOVIA, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El escritor cordobés José Luis Rey Cano, de 33 años, ha sido el ganador de la décimo sexta edición del Premio Internacional de Poesía Jaime Gil de Biedma, que se ha fallado hoy en Segovia, por su poemario 'La familia nórdica', elegido por el jurado entre las 260 obras presentadas este año.

El jurado ha concedido, además del primer premio, dotado con 10.000 euros por la Diputación Provincial de Segovia, dos accésit de 3.000 euros cada uno, patrocinados por el Ayuntamiento de Segovia y la Junta de Castilla y León, que recayeron en Arturo Tendero López, de Albacete, por 'La memoria del visionario', y César Augusto Ayuso, palentino, por la obra 'Variaciones de Abril'.

Presidido por el titular de la Diputación de Segovia, Javier Santamaría (PP) y coordinado por Gonzalo Santonja, director del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, el jurado estuvo integrado por los escritores Juan Manuel de Prada, Juan van Halen, Luis María Anson, José María Muñoz Quirós, Antonio Colinas, Elena Santiago y Jorge Urrutia, además de Jesús García Sánchez, de la editorial Visor, que se encarga de editar las tres obras premiadas.

Gonzalo Santonja, en su calidad de coordinador del jurado, destacó del ganador, José Luis Rey Cano, que es un autor "muy joven pero ya conocido, con una extraordinaria proyección", subrayando que su poemario ganador tiene "un excepcional aliento lírico, dentro de una buena estirpe surrealista".

Por lo que se refiere a 'La memoria del visionario', de Arturo Tendero, Santonja explicó que es "un libro sereno, en cuanto a ritmos, a temas, a su forma de acercarse a las cosas"; "es una obra instalada entre la nostalgia y la reflexión", añadió el coordinador del jurado. En cuanto a César Augusto Ayuso, profesor de Secundaria en un instituto de Palencia y editor de una revista en la capital palentina, uno de los miembros del jurado, Jorge Urrutia, apuntó que al premiar 'Variaciones de abril' el jurado "ha valorado la escritura de una poesía mínima, esencialista, con un léxico arcaizante y construida con elementos naturales, con una tendencia a convertirlos en elementos míticos".