24 de mayo de 2019
15 de febrero de 2008

El estudio de alternativas encargado por la CHD para la gestión fluvial del río Eria en Zamora recoge cinco opciones

ZAMORA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

El estudio de alternativas encargado por la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) para la gestión fluvial del río Eria finalizó con cinco propuestas para llevar a cabo las acciones "más adecuadas" para realizar la gestión.

Según informaron a Europa Press fuentes de la CHD, el principal objetivo del estudio radicó en evaluar las alternativas más adecuadas para la gestión fluvial del río Eria y contempla que cada una de ellas permita "mejorar" la defensa ante las avenidas, asegurar un caudal permanente en el río y aumentar la garantía de las hectáreas que actualmente se riegan.

Para la realización de este estudio se tuvieron en cuenta tanto aspectos técnicos como sociales y económicos y de él se desprende que las actuaciones que se pueden llevar a cabo tanto para mejorar la seguridad frente a posibles inundaciones, como para dar garantía a la demanda de riego y asegurar un caudal ecológico, pueden ser de tres tipos: embalses, con mayor o menor volumen; balsas de regulación para avenidas, y balsas de almacenamiento para atender demandas, a lo que se unirían defensas (motas), de mayor o menor longitud y altura, como actuaciones complementarias a las anteriores, para la protección frente a inundaciones.

Las alternativas que incluyen embalses, que se realizarían en la cerrada 'El Cobanallo', se diferencian entre sí por la capacidad de embalse y superficie inundada. En este sentido, se han considerado tres posibles soluciones que van desde una capacidad de 19,7 hectómetros cúbicos hasta 27,6 hectómetros cúbicos; la superficie inundada oscilaría entre las 169 y las 220 hectáreas y todo ello se complementaría con las motas que fueran necesarias.

El proyecto inicial previsto contemplaba la realización de una presa con una capacidad de 51 hectómetros cúbicos y una superficie inundada de 410 hectáreas.

En cuanto a las dos propuestas que incluyen balsas, la primera de ellas contempla la construcción de tres balsas de almacenamiento con una capacidad total de 7,81 hectómetros cúbicos para garantizar el riego y 2 balsas de laminación de 4,5 hectómetros cúbicos como defensa ante las posibles avenidas. La segunda prevé la realización de tres balsas de almacenamiento con una capacidad total de 7,81 hectómetros cúbicos. Ambas se complementarían con las motas necesarias.

En su día, tanto las corporaciones locales como los agricultores de la zona solicitaron la regulación del río Eria por medio de la construcción de una presa, la del Cobanallo y basándose en los criterios establecidos por la Unión Europea dentro de la Directiva Marco del Agua, que apuesta por limitar la construcción de grandes infraestructuras y por fomentar el ahorro y el consumo responsable, el Ministerio de Medio Ambiente se replanteó la viabilidad de ambas presas.

De ahí que la Confederación Hidrográfica del Duero solicitara la realización de este estudio para disponer de una serie de alternativas adecuadas para la prevención y gestión fluvial de la cuenca del Río Eria.

"Dado que la cuenca del río Eria es una zona de especial interés medioambiental, las alternativas recogidas en este estudio serán sometidas a consultas medio ambientales previas a la evaluación de impacto ambiental, ante el órgano competente del Ministerio de Medio Ambiente", resaltaron las mismas fuentes.

El río Eria nace en los montes del Teleno, en la provincia de León y desemboca, por la margen derecha, en Manganeses de la Polvorosa (Zamora), en el río Órbigo. Su cuenca ocupa una extensión de 645 kilómetros cuadrados y su aportación media anual es de 231 hectómetros cúbicos al año. Periódicamente se producen avenidas que provocan inundaciones que causan daños tanto materiales como económicos.