14 de noviembre de 2019
31 de marzo de 2019

"Favorable" campaña de riego que bebe de lo embalsado en la anterior

"Favorable" campaña de riego que bebe de lo embalsado en la anterior
CHD

VALLADOLID, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ve "bastante favorable" la situación general de los embalses de la cuenca que tiene garantizada una campaña de riego "más o menos normal" con algunas dudas en el caso concreto del sistema Pisuerga-Bajo Duero y una situación más "comprometida" en el Adaja, cuya dotación definitiva dependerá de la lluvia que pueda caer a lo largo de esta primavera.

Así lo ha asegurado el jefe del Área de Explotación de la CHD, José Antonio Ruiz, en una entrevista a Europa Press ante el inicio, mañana lunes 1 de abril, de la campaña de riego 2019 que ve "con optimismo" y cuya principal particularidad está en que beberá de los recursos embalsados desde el 30 de septiembre de 2018, cuando finalizó la anterior campaña en una situación "halagüeña".

"Estamos en la situación en la que estamos gracias a que el año pasado disfrutamos de unas circunstancias muy favorables y a que terminamos el año hidrológico y la campaña de riego con valores prácticamente históricos en cuanto a volumen de agua embalsada", ha precisado Ruiz que ha insistido en que esa situación es la que ha permitido que la mayoría de los sistemas del Duero tengan garantizada la campaña de riego ya que, paradójicamente, están en una situación de "sequía meteorológica".

En este sentido, el jefe del Área de Explotación de la CHD ha reivindicado el "valor" y la "importancia" de los embalses y ha reconocido que la cuenca tiene un déficit de capacidad de almacenamiento de agua que, de haber existido y con las circunstancias del año pasado --más lluvia y mayor apuesta por cultivos, como el cereal, que necesitan menos agua--, habría permitido afrontar aún mejor la campaña de 2019.

"Sin embargo, esta es la realidad de nuestra cuenca y es a la que tenemos que adaptarnos", ha asumido para reconocer también el "compromiso" de muchas comunidades de regantes, especialmente las que se han modernizado, con el uso "racional y eficiente" de los recursos.

Respecto a las perspectivas de las necesidades de riego de este año tras escuchar las previsiones de los agricultores en las sucesivas reuniones de las juntas de explotación que comenzaron el 18 de marzo en los sistemas Águeda y Tormes, ha augurado un mayor peso de cultivos que tienen una mayor demanda de agua, como el caso del maíz.

"Se nota que va a haber previsiblemente mayor siembra de cultivos como el maíz y de cultivos de una mayor demanda de agua que el año pasado", ha apuntado el jefe del área de Explotación que ha diferenciado estas expectativas con las circunstancias que se dieron en 2018 cuando se sembró más cereal con la "fortuna", además, de que fue regado directamente por el cielo por lo que casi no hubo que desembalsar agua. "Prueba de ello es que se subió el nivel de embalse hasta el mes de junio", ha rememorado.

Respecto a las previsiones del organismo de cuenca para gestionar el volumen de agua disponible en 2019, ha apelado a los años de experiencia de la CHD y al trabajo en común con las comunidades de regantes para defender que las juntas preparatorias y la información permanente que intercambian serán suficientes para regular el recurso, a diferencia de los sistemas Pisuerga-Bajo Duero, Adaja "y puede que alguno más" para los que no descarta una nueva reunión a mediados de mayo para ajustar el valor de la dotación a la pluviometría que se registre esta primavera.

De hecho, el subsistema Adaja aparecía en el informe de seguimiento de sequía de marzo en situación de alerta en materia de escasez debido a las reservas existentes en el embalse de Las Cogotas, una tendencia a vigilar. En la actualidad se prevé una dotación de 2.000 metros cúbicos por hectárea que, en su opinión, "malamente" podría defender la campaña.

Para leer más