21 de marzo de 2019
  • Miércoles, 20 de Marzo
  • 7 de abril de 2010

    Federación de AA.VV. de Valladolid presenta alegaciones al Plan contra el Ruido al estimar que no se midió bien

    VALLADOLID, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

    Las 24 asociaciones de vecinos integradas en la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valladolid presentaron ante el Servicio de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Valladolid, alegaciones a la aprobación inicial del Plan de Acción contra el Ruido del Municipio de Valladolid publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de fecha 27 de febrero de 2010.

    Las asociaciones vecinales alegan que el sistema de medición del ruido no es el adecuado ya que el plan de acción se fundamenta en un mapa de ruidos calculado conforme a un software "cuando los niveles de ruido deben ser medidos, y no estimados".

    Asimismo, la Federación vecinal afirmó que se desconoce, además, si se han efectuado mediciones de contraste y precisó que las mediciones de ruido "carecen de reflejo alguno de cifras de ruido dentro de las viviendas y no se puede decir que no hay problema de ruido industrial en Valladolid".

    Además, alegaciones de los vecinos "evidencian que se incumple el plazo normativo obligatorio establecido pues el Plan se presenta con un retraso de más de año y medio, ya que debería haberse aprobado el 18 de julio de 2008".

    Otra de las denuncias de la Federación de Asociaciones de Vecinos que "tampoco existe temporalización ni cuantificación económica" ya que el Plan de acción no establece los periodos temporales en los que se van a desarrollar las medidas, ni establece el coste.

    Las medidas propuestas por el Plan son cuestionadas por los vecinos "están establecidas en términos genéricos de forma que se dificultan el seguimiento del cumplimiento del Plan de Acción" y, de hecho "lo vacía de contenido".

    Para la Federación vecinal son "incompatibles" las acciones tendentes a la reducción del uso del vehículo privado con la existencia de aparcamientos en el centro de la ciudad, además de que las medidas de aislamientos de las viviendas "se hacen recaer económicamente en los propios vecinos".

    Otra queja de los vecinos es que la promoción del transporte en bicicleta "se ve dificultado con la inexistencia de una política que apueste por concienciar a la población", además de que no se establecen cuáles son las zonas específicamente conflictivas en la materia y no se zonifica la ciudad para hacer frente al problema del ruido.

    Es además llamativo, según la Federación, que el Plan omita nuevas zonas residenciales habitadas como, por ejemplo, Villa de Prado.

    Por otro lado, las asociaciones de vecinos consideran igualmente que si alrededor de un tercio de la población sufre el problema del ruido, conforme establece el propio Plan de Acción, en el Comité de Seguimiento y Control de la Contaminación Acústica, que es el órgano de evaluación y seguimiento del Plan de Acción, debería estar presente una representación de los vecinos.

    Por último, los vecinos alegan que en el Plan no existe ninguna medida de Planificación Territorial.