5 de abril de 2020
8 de septiembre de 2008

La Fundación Científica Caja Rural desarrollará en Soria un programa pionero de protección cardiológica

SORIA, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

El director de la Fundación Científica Caja Rural, Juan Manuel Ruiz Liso, presentó hoy en Soria el programa 'Soria Cardioprotegida', una iniciativa pionera a nivel nacional que consiste en el desarrollo e implantación de planes integrales de protección cardiológico, a través de la ubicación de desfibriladores externos semiautomáticos en la red de oficinas de la entidad bancaria.

En concreto, en torno a mediados de diciembre, anunció el responsable, se instalarán siete dispositivos en los cajeros automáticos de las oficinas que Caja Rural tiene en la capital soriana y un octavo equipo en las dependencias de la Policía Municipal.

El origen de este programa, explicó Ruiz Liso, está en el elevado índice de mortalidad por parada cardiaca que existe en España, con 25.000 fallecidos al año por este problema, y en el caso concreto de Soria, en 2007 se registraron 275 ingresos en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital de Santa Bárbara por dolencias cardiovasculares agudas.

El doctor destacó la necesidad de establecer estrategias enérgicas para la desfibrilación precoz, ya que la resucitación tras una parada cardiaca "continúa representando un reto formidable", apuntó.

El director de la Fundación Científica Caja Rural señaló que la prevención de la parada cardíaca no consiste sólo en el control de los factores de riesgo de las enfermedades que la originan, sino también en el reconocimiento precoz de cualquier situación que afecte a la vida.

Para saber utilizar los desfibriladores, los efectivos del cuerpo policial realizarán un curso de formación de ocho horas que les preparará para saber manejar los aparatos y, además, todos los ciudadanos que lo deseen también podrán pasar por este período formativo a partir del 15 de septiembre.

Ruiz Liso manifestó su optimismo respecto al resultado de este proyecto, ya que los dispositivos instalados en los cajeros automáticos permitirán reducir el tiempo de intervención en caso de parada cardiaca, y en este sentido, subrayó un dato, y es que la esperanza de vida en caso de infarto disminuye entre un siete y un diez por ciento con cada minuto que pasa.

Los desfibriladores permanecerán en activo durante las 24 horas del día en horario permanente, sin festivos ni fines de semana, estarán sometidos a control mediante videovigilancia y mantendrán conexión con las unidades del 112.