14 de noviembre de 2019
  • Miércoles, 13 de Noviembre
  • 20 de octubre de 2014

    El fundamentalismo religioso entra en escena con 'Kreuzweg', el vía crucis de una niña condenada por la culpa

    El fundamentalismo religioso entra en escena con 'Kreuzweg', el vía crucis de una niña condenada por la culpa
    SEMINCI

    VALLADOLID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

    El fundamentalismo religioso, tema presente en la Sección Oficial de la gran mayoría de las últimas ediciones de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) ha entrado este lunes en escena con 'Kreuzweg', que narra el vía crucis de una niña de 14 años que quiere ser santa.

    Dietrich Brüggemann, director de esta coproducción francoalemana, acude a las estaciones del Vía Crucis de Jesucristo para presentar a Marie, una niña de 14 años criada en el seno de una familia y una comunidad católica ultraconservadora, y contar el modo en que la religión, las creencias que la imbuyen y dominan su vida, determinan su futuro.

    Marie, hermana mayor de una familia de cuatro en la que el pequeño, Johannes, va de médico en médico porque no habla a sus cuatro años, se prepara en catequesis para tomar la confirmación, lo que en su caso es un paso importantísimo por cuanto supone el fin de la infancia en el terreno espiritual.

    Adoctrinada y alertada sobre la música, las revistas o los chicos, Marie es dominada por un permanente sentimiento de culpa que le hace, entre otras muchas cosas, querer entregar su vida a Dios a cambio de la curación de Johannes, decisión que guarda en secreto pero que alientan tanto la conducta de su madre, quien la domina y la reprende de manera permanente echándole en cara las muchas cosas que hace mal, como del sacerdote, que busca convertir a los jóvenes en guardianes de Dios.

    El encuentro con Christian, un joven de la clase de al lado que siente interés por ella y de quien tanto el sacerdote como la madre tratan de alejar, como su amistad con Bernadette, la niñera francesa que ayuda en su casa, no se convierten en un respiro para la joven, quien en su intento de seguir la doctrina del padre Weber llega incluso a rechazar hacer gimnasia al ritmo de música "demoníaca".

    Su deseo por entregar y sacrificar su vida a Dios chocan con su natural curiosidad por ver otras cosas, escuchar otra música e incluso acompañar a Christian en su coro, pero todas esas "tentaciones", como le hacen ver, sólo buscan alejarla del Señor, argumento que sus compañeros de clase usan para mofarse de ella.

    Mientras todo esto ocurre ella, quien a nadie ha confesado su deseo de ser una niña santa, sigue el camino trazado para que, con su sacrificio, llegue la curación de Johannes, realidad que su padre rechaza y que madre finge asimilar en un intento por demostrar, una vez más, que la fe puede con todo, incluso con la vida de un hijo.

    EL DIRECTOR

    Dietrich Brüggemann nació en Múnich (Alemania) en 1976, estudió Dirección Cinematográfica en la Academia de Cine y Televisión Konrad Wolf de Potsdam/Babelsberg entre los años 2000 y 2006 y, tras dirigir varios cortos, su largometraje 'Neun szenen', cuyo guión también escribió en colaboración con su hermana Anna, se estrenó en el Festival de Berlín y en certámenes de todo el mundo.

    Su primer estreno comercial, 'Corre si puedes', inauguró la sección Perspectivas del Cine Alemán en la Berlinale de 2010, se exhibió en una treintena de festivales, aproximadamente, y ganó diversos premios del jurado y del público.

    En 2012 estrenó 'Drei Zimmer/Küche/Bad', su tercer largo, y 'Camino de la cruz' es su cuarta colaboración con su hermana Anna en un guió de largometraje. Además Dietrich Bru*ggemann ha rodado diversos videos musicales, entre ellos para los artistas Thees Uhlmann y Judith Holofernes, además de ejecutar al piano el acompañamiento musical de varias películas mudas.