19 de agosto de 2019
5 de marzo de 2014

La Guardia Civil identifica a los activistas de Greenpeace que piden el desmantelamiento de la central

La Guardia Civil identifica a los activistas de Greenpeace que piden el desmantelamiento de la central
MARIO GOMEZ / GREENPEACE

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha identificado a la treintena de activistas de Greenpeace que protestan en las inmediaciones de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) para exigir que comience de forma inmediata el desmantelamiento de la planta, según ha informado a Europa Press la responsable de la campaña de energía de la ONG, Raquel Montón.

Montón ha explicado que se trata de una protesta pacífica, que ha llegado en un convoy con vehículos de obras con las que reclaman el desmantelamiento de la central, cuya licencia expiró el 6 de julio de 2013 y sobre la que rige un permiso de cese de actividad. Sin embargo, un Real Decreto publicado recientemente por el Gobierno abre la puerta a que antes del próximo mes de julio, el titular pueda solicitar la renovación de su licencia de actividad.

Así, la representante de la organización ha añadido que la Guardia Civil ha identificado a todos los activistas y que han retirado una serie de elementos que estaban utilizando para la protesta, como un cartel que pone licencia de obra, una carretilla de obra, etcétera.

La protesta coincide con acciones similares que 240 activistas de Greenpeace están desarrollando frente a las centrales nucleares más viejas de Europa en Suecia, Suiza, Francia, Holanda y Bélgica, con el objetivo de que no se ponga en riesgo la seguridad de los ciudadanos.

Además, la ONG pretende advertir de los riesgos de la energía atómica a los miembros del Consejo Europeo que se reunirá este mes de marzo para "decidir si apuestan por energías renovables o por mantener las energías sucias y peligrosas".

Sobre el cambio normativo realizado por el Gobierno, Montón recuerda que permitiría que los propietarios pudieran volver a pedir "por tercera vez, una nueva licencia que no han querido solicitar en dos ocasiones anteriores".

"Lamentamos que se esté vulnerando la seguridad para que las grandes empresas eléctricas sigan ganando dinero. Esta central es peligrosa, tiene una órden de cierre y es la más vieja de toda la Unión Europea. Nos parece grave y peligroso que se ponga sobre la mesa su hipotética reapertura", ha manifestado.

CUANTIOSAS OBRAS DE MEJORA

Por otro lado, ha apuntado que para reabrir la planta atómica burgalesa debería acometer una serie de obras como las exigidas en la evaluación de la licencia en 2009; las mejoras requeridas por las pruebas de estrés realizadas tras el accidente de la central nuclear de Fukushima, y una nueva torre de refrigeración, que exige la Confederación Hidrográfica del Ebro.

En este contexto, cree que todas estas mejoras llevan sus plazos y ha advertido de que "el tiempo pasa" por lo que es muy complicado que, en el mejor de los casos Garoña pudiera volver a abrir antes de 2015 o 2016.

Por otro lado, ha recordado que el reactor de Garoña es gemelo al de Fukushima y que su vasija, es de la misma empresa y año que la vasija de un reactor belga al que se le han detectado más de 9.000 grietas, por lo que el Consejo de Seguridad Nuclear, en mayo de 2013 estableció entre los requerimientos de la reapertura, la revisión de las grietas de la vasija del reactor burgalés.

"El camino seguro es el del desmantelamiento, que es el proceso lógico en una central que tienen una orden de cierre", ha concluido Montón que, por último, ha denunciado que un helicóptero de la Guardia Civil ha sobrevolado la central, algo que por Ley está "prohibido" y considera que se trata de un incumplimiento "grave" por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Para leer más