26 de febrero de 2021
12 de enero de 2014

Intoxicadas por monóxido cinco personas, entre ellas tres menores de edad, en Palencia

PALENCIA, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

Cinco personas de una misma familia, entre ellas tres menores de edad, han resultado intoxicadas por monóxido de carbono en una vivienda en Palencia, según han informado a Europa Press fuentes del Servicio de Emergencias de Castilla y León 112.

Los hechos han tenido lugar alrededor de las 16.05 horas de este domingo, cuando el personal sanitario del centro de salud de La Puebla ha comunicado al Servicio de Emergencias Castilla y León 112 una intoxicación por monóxido de carbono a varios miembros de una familia en su vivienda de Palencia.

La sala de operaciones de del 112 ha dado aviso del incidente a los bomberos de Palencia, a la Policía Local y a la central de suministro de Gas Natural.

Los cinco pacientes afectados, dos mujeres de 32 y 80 años, L.M.M. y J.G.S, respectivamente, y tres menores de 11, 14 y 16 años, han sido trasladados posteriormente al Complejo Asistencial de Palencia en ambulancias de soporte vital básico de Sacyl.

Según las mismas fuentes, los Bomberos y el personal de la empresa de suministro han confirmado la presencia de monóxido de carbono en el domicilio.

CONSEJOS

El Servicio de Emergencias Sanitarias ha informado de que si en un momento determinado, una persona es víctima de una intoxicación por gas, o se requiere ayudar a algún ciudadano que la padece, será necesario seguir una serie de consejos.

Así, es necesario saber que los síntomas más habituales que puede presentar un paciente que sufre una intoxicación por gas son mareos, dolor de cabeza, vómitos, calambres e incluso, desvanecimientos súbitos.

Ante el más mínimo indicio de esta situación se precederá de la siguiente manera: Corte de gas y evitar toda chispa y focos de calor, no utilizar ningún electrodoméstico que pueda generar una chispa, ni encender las luces, mecheros, ni tampoco tocar los timbres de las puertas, ya que podría dar lugar a una explosión.

Además, abrir todas las puertas y ventanas que sea posible para facilitar la entrada de oxígeno y la desaparición del gas venenoso, colocarse un pañuelo en la boca y la nariz para evitar la intoxicación.

Los síntomas más habituales que puede presentar un paciente que sufre una intoxicación por gas son mareos, dolor de cabeza, vómitos, calambres e incluso, desvanecimientos súbitos. En caso de que alguna víctima no respire, practique la reanimación cardiorrespiratoria hasta la llegada de los servicios de emergencia.

Finalmente, llamar al 112 y explicar la situación con la mayor precisión posible. en este sentido han recordado que al otro lado de la línea, hay médicos de emergencias que indicarán cómo actuar hasta la llegada de la asistencia.

Pueden encontrar éstos y otros consejos de cómo actuar en este tipo de situaciones en la página web del 112 de Castilla y León.