15 de noviembre de 2019
20 de octubre de 2019

Joaquín Achúcarro: "Hoy es muy difícil para un joven músico abrirse camino"

El maestro vizcaíno y la Sinfónica de Bilbao ofrecen la próxima semana en Valladolid un viaje por el Romanticismo de Grieg y Bruckner

Joaquín Achúcarro: "Hoy es muy difícil para un joven músico abrirse camino"
El pianista Joaquín Achúcarro.JEAN BAPTISTE MILLOT/CCDM - ARCHIVO

VALLADOLID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El pianista bilbaíno Joaquín Achúcarro considera que actualmente es "muy difícil" para un joven artista de hoy hacerse un hueco en la música clásica, a pesar del aumento de oportunidades que el desarrollo tecnológico y de las comunicaciones ofrece.

"Hoy es muy difícil para un joven músico abrirse camino. Se nos olvida cómo ha encogido el planeta", ha señalado el artista --que actuará en Valladolid la próxima semana acompañado de la Orquesta Sinfónica de Bilbao (BOS)-- en una entrevista concedida a Europa Press.

Achúcarro acompañará a la BOS en un viaje por el Romanticismo a través de la música de Grieg y Bruckner, sobre lo que ha reconocido la profunda relación que mantiene con el primero, uno de los artistas a los que más pronto interpretó al piano y con el que le unen incluso lazos familiares por la vía de su abuela paterna, natural de Bergen como el compositor noruego, según reconoce.

Sobre las dificultades que deben asumir los músicos noveles, el maestro vizcaíno ha recordado que en sus inicios el piano clásico quedaba prácticamente reservado "a Europa y América", mientras que ahora existe una fuerte cantera asiática liderada por países como China, Japón o Corea del Sur, algunos de los cuales son alumnos suyos en la Universidad Metodista del Sur (SMU) de Dallas, donde reside desde hace tres décadas.

"Actualmente hay 50 millones de chinos estudiando piano, son más que la suma de todo los españoles", ha advertido el artista, para quien esto supone "un ejemplo" de esa reducción del globo, en el que la disminución de las distancias por los avances técnicos hacen que viajar de la ciudad texana de Dallas (Estados Unidos) hasta Madrid lleva "poco más de diez horas" cuando hace un siglo era necesario "un mes".

Precisamente el ofrecer oportunidades a estos jóvenes talentos es uno de los objetivos de la fundación que lleva su nombre en Dallas y que nace de la voluntad de la ciudad texana por "perpetuar" su legado.

CONCIERTO MIÉRCOLES Y JUEVES

El concierto que ofrecerá en Valladolid --en la que actuó por primera vez en 1948, también con la BOS--, se desarrollará en el Centro Cultural Miguel Delibes (CCDM) de la capital en dos turnos el miércoles, 23 de octubre, y el jueves 24.

En la primera parte del concierto la BOS, con el estadounidense Erik Nielsen a la batuta, interpretará el 'Concierto para piano en la menor, op.16', de Edvard Grieg --"el Concierto del tío Eduardo" como se refiere a él Achúcarro por los lazos que lo une al noruego, mientras que para la segunda parte quedará la 'Sinfonía número 7 en mi mayor' de Anton Bruckner.

Tras una carrera tan dilatada, Joaquín Achúcarro, quien el próximo 1 de noviembre cumplirá 87 años, se confiesa "un drogadicto" del piano, del que continuamente se aplica "una dosis" y reconoce que con el tiempo "ha crecido de forma constante" su "amor por la música", la cual es al mismo tiempo "la fuente de los garbanzos", por ser su medio de vida, pero también "una afición" y "una locura".

Joaquín Achúcarro, el cual no oculta su deseo de aprovechar su visita a la capital del Pisuerga para disfrutar de la gastronomía local y, en concreto, del lechazo, ha advertido de que al igual que en Estados Unidos, también en España han aumentado las oportunidades para los músicos. "En 1948 a Valladolid tenía que venir la Orquesta Sinfónica de Bilbao porque no existía la OSCyL. No hay más que ver la cantidad de orquestas que ha surgido en toda España", ha enfatizado.

No obstante, el músico vasco reconoce los problemas que sacuden España, aunque los ha situado en el contexto de una "temblor de tierra" mundial, como prueba, a su juicio, la incertidumbre que se cierne en Estados Unidos sobre su presidente, Donald Trump, y el proceso de destitución planteado por el Partido Demócrata.

Frente a estas inestabilidades, Joaquín Achúcarro ha recomendado la música como terapia y ha recordado que a menudo ésta "amansa a las fieras". "Cuando oyes a Mozart te olvidas de todo", ha defendido, sobre lo que ha explicado que cuando era más joven y "más inocente" siempre creía que era conveniente "empezar el día con un concierto" del genio austriaco porque "aclara la mente".

Por último, el pianista se ha referido al contexto actual de puesta en cuestión de la obra de artistas de cualquier disciplina por las acusaciones que éstos hayan recibido en su comportamiento personal y ha insistido en que "no tiene que ver" una cosa con la otra.

PROPAGAR "CALUMNIAS"

Al mismo tiempo, ha lamentado que los actuales medios tecnológicos permitan "propagar calumnias con total impunidad", ya que muchas veces estas acusaciones generan un impacto en las carreras de estos profesionales sin que llegue a existir una condena judicial.

El concierto de la próxima semana --que para Achúcarro representa "un volcán de emociones" por regresar a Valladolid y hacerlo con la BOS-- se incluye en el abono de temporada de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (Oscyl), mientras que al primer turno se podrá acudir también con el abono 'Espectacular' y al segundo con el de bienvenida.

En cuanto al de proximidad, el turno del miércoles acercará a los aficionados de Medina del Campo (Valladolid), Salamanca y Aguilar de Campoo (Palencia), mientras que el del jueves hará lo propio con los de Segovia y Guardo (Palencia).

Ambas funciones comenzarán a las 20.00 horas en la Sala Sinfónica 'Jesús López Cobos' del CCDM y las entradas pueden adquirirse por entre doce y 35 euros.

Seleccionado entre las cien mejores grabaciones de piano de todos los tiempos por la revista francesa Diapason, Joaquín Achúcarro nació en Bilbao en 1932 y obtuvo en sus primeros años premios en España, Francia, Italia y Suiza. En 1959 ganó el Concurso Internacional de Liverpool, sólo un año después de que lo hiciera Zubin Mehta.

También en el Reino Unido debutó con la Sinfónica de Londres en el Royal Festival Hall, tras lo que ha desarrollado una carrera en 61 países.

ERIK NIELSEN

Por su parte, Erik Nielsen es el director titular de la BOS desde septiembre de 2015. Desde la temporada 2016-17 ocupa también el cargo de director musical del Teatro de Basilea. Nielsen estudió dirección en el Instituto Curtis de Música de Filadelfia y se graduó con doble especialización en oboe y arpa en la Juilliard School de Nueva York.

Asimismo, ha sido miembro de la Academia de la Orquesta Filarmónica de Berlín, en la que tocó el arpa. En septiembre de 2009 obtuvo el premio de dirección y la beca que concede la Fundación Solti en los Estados Unidos.

También ha interpretado un amplio repertorio operístico con entidades como la Ópera de Fráncfort, la English National Opera, la Boston Lyric Opera, la Metropolitan Opera de Nueva York, la Ópera de Roma, la Semper Oper de Dresde, el Festival de Ópera Hedeland, la Deerik nielsenutsche Oper Berlín, el Teatro Nacional de Sao Carlos, el Teatro de la Ópera de Malmo, el Teatro de la Ópera de Zúrich, el Festival Bregenz, el Teatro de los Campos Elíseos en París, ABAO, la Ópera Nacional de Hungría, y la Ópera Nacional de Gales.

En el campo orquestal, ha dirigido a la New World Symphony, Orquesta de Cámara de Ginebra, las orquestas sinfónicas de la radio de Fráncfort y Stuttgart, la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, la Orquesta Sinfónica Portuguesa de Lisboa, la Filarmónica de Estrasburgo, la Filarmónica de Luxemburgo, la Filarmónica de Westfalia del Sur, el Ensemble Modern, y la Northern Sinfonia del Reino Unido, entre otras.

Contador

Lo más leído en Castilla y León