20 de octubre de 2019
  • Sábado, 19 de Octubre
  • 6 de septiembre de 2018

    La Junta buscará "desenmascarar" a una empresa que usa ayudas para irse de la UE

    VALLADOLID, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

    La Junta de Castilla y León ha expresado su apoyo a la manifestación que llevarán a cabo los trabajadores de Vestas en León y ha advertido de que buscará las "fórmulas" para "desenmascarar" a una empresa que utiliza ayudas cofinanciadas con la Unión Europea, que ha cifrado en 13 millones de euros, para irse a "terceros países" fuera de Europa.

    La portavoz de la Junta y consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, ha reiterado el apoyo a los más de 300 trabajadores de Vestas y a sus familias y ha insistido en que se continuará trabajando para que se revierta la decisión de cerrar. "No contemplamos otras opciones", ha señalado, ya que considera que es "rentable y puede seguir funcionando".

    Cualquier otra cosa, ha agregado, va en contra de la "lógica empresarial" de una multinacional que ha recibido ayudas de la Junta como parte de proyectos de cofinanciación con fondos europeos para movilizar y garantizar actividad económica en la provincia de León.

    "No se entiende que se reciban las ayudas y una vez que acaba el periodo que exigen estas ayudas de mantenimiento de empleo pretendan irse, no sólo a otro país, sino fuera de la UE", ha aseverado la portavoz, que ha explicado que la parte que corresponde a la Junta de esa cofinanciación será la que pueda revisar el Ejecutivo, que tendrá presencia en la manifestación de los trabajadores con su delegado territorial en León.

    "DESENMASCARAR" A LA EMPRESA

    Marcos ha avisado de que lo primero son los trabajadores y después "buscar todas las fórmulas para desenmascarar a esta empresa que lo que está haciendo es utilizar son fondos europeos para generar actividad económica en terceros países", algo que ha afirmado que "no se puede consentir" ni en el orden autonómico ni en el nacional, tras lo que ha agradecido la colaboración del Gobierno de España.

    Además, en el ámbito europeo cree que se deben adoptar las "medidas necesarias" y ha incidido en que todos los grupos políticos han llegado a un acuerdo para enviar un documento al Parlamento Europeo, por lo que cree que hay movilización en todos los sentidos para protestar e intentar que se revierta esta situación.

    En cuanto a las posibilidades de que la multinacional dé marcha atrás y reconsidere el cierre, ha señalado que no se pierde la esperanza, aunque ha reconocido que es "difícil" porque no "escucha", no lo ha hecho con los trabajadores, no se ha querido reunir con todas las partes y "no ha habido respuesta a ese imperativo de reunión conjunta" con Ministerio y Junta.

    Así, ha insistido en que no dejarán de exigir que mantenga la actividad económica porque preocupa el empleo, no sólo el de los 362 trabajadores de la fábrica, sino también el "inducido", que se podría cifrar en unos 2.000 empleados, lo que es "un tema muy serio".

    Para leer más