2 de marzo de 2021
11 de septiembre de 2008

La Junta garantiza la buena salud del Acueducto de Segovia y niega que haya "problemas graves" de conservación

SEGOVIA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El delegado territorial de la Junta en Segovia, Luciano Municio, aseguró hoy que el Acueducto "no tiene ningún problema grave que afecte a su conservación y estabilidad" y negó que los daños que sufre en algunos tramos el canal de plomo que corona el monumento supongan una amenaza para la construcción romana, como así había denunciado el Gobierno local del Ayuntamiento de Segovia, bajo gobierno del PSOE.

Municio rechazó hoy de forma contundente las apreciaciones del Gobierno municipal, expresadas por la concejal de Patrimonio, Claudia de Santos, en las que denunció que la Administración regional había impedido intervenir al Ayuntamiento, al menos en tres ocasiones, en el monumento para estudiar el daño del canal de plomo, un deterioro que, según el municipio, era el origen de las filtraciones de agua que amenazan la construcción romana en varias pilas.

Según explicó Municio, el proyecto que presentó el Ayuntamiento para intervenir en el canal de plomo del Acueducto "dicho en el castellano más coloquial y, sin faltar a nadie, era un muy mal proyecto, mal pensado y estructurado, sin argumentos, innecesario, una chapuza que no podía autorizarse (*) el Acueducto es un monumento emblemático y se merece más respeto que el que la Concejalía de Patrimonio tiene hacia el".

La concejal de Patrimonio Histórico explicó que el Ayuntamiento de Segovia solicitó en varias ocasiones levantar parte del canal, de dos a tres metros lineales, en aquellos puntos donde se han detectado las mayores filtraciones de agua: concretamente en la pila 67 --de reconstrucción medieval, junto a la Plaza de Día Sanz-- en la 93, y entre las filas 200 y 300, en la zona próxima al Postigo.

Desde 2006 el Ayuntamiento, según De Santos, ha intentado recibir la autorización de la Junta de Castilla y León para poder levantar parte del canal para comprobar su estado, analizar las consecuencias que este deterioro tiene sobre el monumento y acometer diferentes pruebas de sellado de las juntas entre sillares. Sin embargo, en las tres oportunidades recibió la negativa de la Comisión Territorial de Patrimonio.

Sobre el deterioro del canal, Municio explicó hoy que la Junta tiene constancia de que está dañado en dos zonas: en el tramo entre el Postigo y la tapia de la Subdelegación del Gobierno "que está pisoteado y hecho un desastre, porque el Ayuntamiento no impide, como sería su obligación, que la gente se suba y pasee" y en la zona próximo al colegio Claret, en el que se han detectado algunos desperfectos por la misma razón, "porque no se impide que la gente trepe con total impunidad y se pasee por arriba".

En todo caso, Municio recalcó que el Ayuntamiento "se equivoca" en la percepción de la obra, en tanto que el canal de plomo "no está pensado para evitar que el agua llegue a la piedra".

"Es una anécdota dentro de la restauración que tenía la única función de permitir en circunstancias excepcionales que el agua corriera desde el segundo desarenador hasta la fuente del Postigo, pero en ningún momento está colocado para proteger la piedra del ataque del agua, no tiene que ver con la conservación del Acueducto, porque cada vez que llueve el monumento recibe una cantidad de agua espectacular y no solo por la parte del canal y no pasa absolutamente nada", explicó.

El delegado recordó que la Junta hizo una inversión próxima a los siete millones de euros en la última restauración (1992-2000), que ha garantizado su estabilidad y conservación y en la que participaron equipos de arquitectos e ingenieros de prestigio internacional.

"Que no le quepa la menor duda a nadie de que en el momento en que se detecte el inicio o posibilidad de que se produzca un problema se va a intervenir, pero hoy el Acueducto no tiene ningún problema grave", concluyó.