17 de octubre de 2019
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • 28 de agosto de 2008

    La muestra 'Conforme al orden clásico' de la Fundación Patrimonio recibe 5.400 visitantes en un mes

    La inversión en el retablo ronda los 290.000 euros y la Fundación del Patrimonio Histórico aporta 70.000 euros más para la exposición

    VALLADOLID, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

    Un total de 5.400 personas visitaron en su primer mes de apertura al público la exposición 'Conforme al orden clásico' organizada por la Fundación del Patrimonio Histórico para difundir los detalles de la restauración del retablo mayor de Santa María de Mediavilla de Medina de Rioseco (Valladolid), desarrollado por la entidad regional integrada por Caja España, Caja Duero, Caja de Burgos, Cajacírculo, Caja Segovia, Caja de Ávila y la Junta de Castilla y León.

    La exposición, abierta a finales de julio, cerrará sus puertas a finales de septiembre, por lo que se encuentra en su ecuador. 'Conforme al orden clásico' muestra doce esculturas de escala superior a la real: los cuatro Profetas del ático del retablo, los Padres de la Iglesia y los Evangelistas. También ocupa un lugar preferente la imagen de la Virgen, separada del grupo de La Coronación, informaron a Europa Press fuentes de la Fundación.

    Esta muestra ofrece por tanto la oportunidad única de contemplar de cerca tallas hechas para ver a una distancia de 18 metros, que en breve, tras su restauración, volverán a ocupar su lugar, a la vez que se explican los criterios, procesos y técnicas que los restauradores aplican en esta intervención.

    El nombre de la exposición se justifica por la importancia de las normas férreas del contrato de construcción del retablo, conforme al orden clásico, principalmente dórico y corintio, y el relevo de artistas en su ejecución, precisamente por la obligación de seguir la traza de Gaspar Becerra, de marcada tendencia romanista, es decir, acorde con los cánones del Renacimiento.

    Los principales artífices de la implantación de esta corriente estética en España están presentes en el retablo mayor de la iglesia de Santa María de Medina de Rioseco: Gaspar Becerra, Juan de Juni y Esteban Jordán. Todos ellos, junto con Pedro Bolduque, Mateo Enríquez, el ensamblador Gaspar de Umaña y el policromador Pedro de Oña levantaron el imponente retablo que ahora está restaurando la Fundación del Patrimonio Histórico.

    La exposición cuenta con un guía para facilitar la visita y abre de martes a domingo, de 9.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00 horas, aunque permanece cerrada los lunes.

    La Fundación del Patrimonio Histórico invierte cerca de 290.000 euros en esta intervención, en la que cuenta con la colaboración de la parroquia de Santa María y Santiago y la Asociación para la Conservación y Restauración de Templos de Medina de Rioseco, que a su vez ha obtenido ayuda del programa Prodercal Campos y Torozos.

    Además, la Fundación del Patrimonio Histórico financia en solitario la exposición 'Conforme al orden clásico', que supone una inversión de 70.000 euros más.

    ESTADO PREVIO E INTERVENCIÓN

    El retablo, de factura impecable, está dañado por altos niveles de humedad relativa que se alcanzan dentro del templo por estar asentado en una zona de ascensiones periódicas del nivel freático.

    La policromía y los dorados, además, están cubiertos por una capa protectora gruesa y rígida, relativamente reciente, que ha resultado nefasta para su conservación porque facilita las pérdidas de policromía en los momentos de contracción y dilatación de los materiales por la humedad, está oxidada y amarillenta y presenta acumulaciones y goterones.

    La gran cantidad de polvo acumulado, especialmente en la mitad superior del conjunto, propicia la adhesión y la penetración de la humedad, lo que hace que la capa pictórica se decolore y se desprenda de la talla. También se observan piezas desplazadas en la zona inferior derecha del retablo, y el ataque de insectos xilófagos, marcas de clavos, grietas y apertura de juntas en algunos de los relieves completan la relación de daños del conjunto.

    Ante esta situación, la intervención de la Fundación del Patrimonio Histórico comenzó con la instalación de los medios auxiliares necesarios para el trabajo y de un taller de restauración in situ. Después, se tomaron los datos necesarios para estudiar las necesidades concretas del retablo y redactar un proyecto que les dé una respuesta adecuada. Por último, el tratamiento de restauración consiste en tratar el soporte --eliminar el polvo y la suciedad, sanear y aplicar un tratamiento curativo y preventivo antixilófagos-- y proteger y asentar la policromía y los dorados --fijación, limpieza y eliminación de barnices, estucado de lagunas, reintegración cromática y protección final--.