17 de octubre de 2019
24 de septiembre de 2009

La Orquesta Sinfónica de CyL clausura hoy el 'Otoño Musical Soriano' con un concierto romántico

SORIA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Orquesta Sinfónica de CyL clausurará hoy, día 24, la decimoséptima edición del 'Otoño Musial Soriano' con un concierto romántico y se convierte así en un "habitual" en las ediciones de este certamen, según indica un comunicado del Ayuntamiento de Soria recogido por Europa Press.

Esta orquesta ha adquirido en sus 18 años de vida un "renombrado" prestigio internacional con un repertorio que conjuga "con imaginación y frescura" a clásicos y contemporáneos, tal y como afirman las mismas fuentes, quienes indicaron que actúa así en los principales centros artísticos nacionales e internacionales y destacan sus giras en Portugal, Alemania, Colombia, República Dominicana y Estados Unidos.

Bajo la dirección del colombiano Alejandro Posada, que se encuentra en el cargo desde 2002 y tras interpretar la "archiconocida" obertura Egmont de Beethoven, la orquesta interpretará el Concierto para violín en Mi menor de Felix Mendelssohn, su última "gran" obra dedicada a su amigo de la infancia, el violinista Ferdinard David, quien lo estrenó en marzo de 1845.

Además de ser la última gran obra orquestal de Mendelssohn, es uno de los primeros conciertos para violín del Romanticismo, por lo que ejercería fuerte influencia en los compositores posteriores, tal y como aseguraron fuentes del Consistorio soriano.

Para su interpretación, la orquesta cuenta con la colaboración del violinista ruso Erzhan Kulibaev, alumno desde 2004 de la Escuela Superior de Música Reina Sofía, quien ha actuado como solista en varias orquestas del mundo, entre las que se encuentra la de Kazajstán, Ekaterimburgo, Capella Académica de San Petersburgo, Freixenet o la Escuela Superior de Música Reina Sofía.

El programa finalizará con el concierto la Sinfonía Italiana de Mendelssohn, una de las composiciones "más emblemáticas" del compositor germano, quien se inspiró para realizarla en un viaje que hizo a Italia entre 1830 y 1831, dentro de una gira europea en sus comienzos.

El país mediterráneo inspiró "profundamente" al germano y en 1933 vio la luz la obra que "ya profetizaba en el propio viaje" y que se escuchará como colofón de la decimoséptima edición del 'Otoño Musical Soriano'.