2 de julio de 2020
2 de mayo de 2020

Periodistas de CyL rechazan censura previa por parte de las autoridades al suponer un "retroceso democrático"

VALLADOLID, 2 May. (EUROPA PRESS) -

El Colegio Profesional de Periodistas de Castilla y León, con motivo de la celebración mañana del Día Mundial de la Libertad de Prensa, recuerda que el ejercicio profesional de los periodistas es un servicio "público y esencial", al tiempo que rechaza "cualquier intento de censura previa" a los medios por parte de las autoridades, ya que esto supondría "un retroceso democrático con consecuencias nefastas".

"La actual crisis provocada por la COVID-19 ha dejado patente la importante labor social que desarrollan los medios de comunicación, motivo por el cual la ciudadanía debe valorar el trabajo diario desempeñado por los periodistas", señalan a través de un comunicado remitido a Europa Press.

Además, la situación "excepcional" que se está viviendo pone de relieve que la libertad de prensa y el derecho a la información son valores "imprescindibles" en cualquier sociedad democrática.

Por esta razón, el Colegio Profesional de Periodistas de Castilla y León rechaza cualquier intento de censura previa a los medios de comunicación por parte de las autoridades, ya que esto supondría "un retroceso democrático con consecuencias nefastas".

Durante las últimas semanas, los periodistas de la comunidad autónoma han demostrado su compromiso con la profesión y con Castilla y León, ya que a pesar de las "dificultades" que han tenido para ejercer su función (teletrabajo, ERTE, disminución de salarios, entre otras.) lo han realizado de manera responsable. En este sentido, el Colegio Profesional de Periodistas de Castilla y León quiere recordar a los ciudadanos que para evitar la difusión de bulos y noticias falsas lo aconsejable es acudir a los medios de comunicación para informarse.

Por último, el Colegio Profesional de Periodistas de Castilla y León destaca que la precariedad laboral también hace peligrar la libertad de prensa, "porque favorece el miedo de los periodistas a perder el empleo y hace más difícil que pueden resistir a las presiones". En este sentido, consideran que es clave el papel que deben cumplir los editores y directores de los medios de comunicación a los que instan a que defiendan a sus periodistas "ante cualquier presión externa que pueda recibir".