3 de marzo de 2021
27 de mayo de 2014

El PP encarga la reforma del Reglamento del Congreso a la diputada vallisoletana Arenales Serrano

El PP encarga la reforma del Reglamento del Congreso a la diputada vallisoletana Arenales Serrano
SENADO

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

La dirección del Grupo Popular ha designado a la diputada por Valladolid, Arenales Serrano, nueva portavoz de la Comisión de Reglamento, cargo en el que se estrenará este miércoles, cuando está convocada la ponencia para comenzar a trabajar en las propuestas para la reforma de las reglas del Congreso, según informaron fuentes 'populares'.

La marcha de su antecesor en ese puesto, Ignacio Astarloa, tras su nombramiento como presidente del Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid, alteró el calendario de reuniones para la reforma de las normas reglamentarias de la Cámara Baja, que datan de 1982.

De hecho, la citada comisión parlamentaria tenía previsto reunirse el pasado 5 de mayo, pero el PP aún no tenía decidido el nombre de la persona que iba a sustituir a Astarloa, por lo que el secretario general del Grupo Popular, José Antonio Bermúdez de Castro, se puso en contacto con los portavoces parlamentarios de ese órgano para saber si estaban dispuestos a aplazar esa cita tras los comicios europeos y así ganar tiempo para su designación, sin encontrar gran oposición en su planteamiento.

SE HABLARÁ DE TODO

La cita se aplazó a este miércoles, 28 de mayo, en la que el PP estará ya representado por la también vicepresidenta segunda de la Comisión de Presupuestos, Arenales Serrano, y en la que todos los ponentes comenzarán a trabajar sobre el primero de los once bloques en que han dividido el debate para mejorar el Reglamento de la Cámara.

Otros asuntos sobre los que se debatirá más adelante tienen que ver con el control al Gobierno, las incompatibilidades de los diputados, la publicidad y la transparencia, el régimen económico de los diputados o las lenguas cooficiales.

La idea expresada por todos los grupos parlamentarios en las dos primeras reuniones que ya se han celebrado es que no habrá vetos ni líneas rojas, es decir, que se hablará de todo, incluida la cuestión lingüística, que frenó el anterior intento de reforma de las normas parlamentarias.