22 de agosto de 2019
  • Miércoles, 21 de Agosto
  • 6 de septiembre de 2018

    El PP de Valladolid pide anular el convenio de "túneles y pasarelas" y se copie el modelo de soterramiento de Murcia

    Advierte de que la solución dada a la capital murciana permitirá soterrar más de cinco kilómetros por tanto sólo 27 millones

    El PP de Valladolid pide anular el convenio de "túneles y pasarelas" y se copie el modelo de soterramiento de Murcia
    EUROPA PRESS

    VALLADOLID, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El Grupo Municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento de la capital vallisoletana ha abogado este jueves por anular el convenio de "túneles y pasarelas" de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad (SVAV) y su sustitución por otro a semejanza del conseguido en Murcia, donde sus ciudadanos tan sólo pagarán poco más de 27 millones de euros por un proyecto que contempla el soterramiento de más de cinco kilómetros de vía.

    Así lo planteará al equipo municipal de gobierno el grupo liderado por José Antonio Martínez Bermejo en el transcurso del pleno del próximo lunes, donde los 'populares' defenderán esta moción con el propósito de que se dé marcha atrás a la solución dada en Valladolid por cuanto la misma, en opinión de su presidente, no evitará que los vallisoletanos se vean obligados a cruzar la vía por túneles y pasarelas, ya que la estación seguirá en superficie, "formando una barrera que parte en dos la ciudad".

    Frente a ello, Martínez Bermejo, en declaraciones recogidas por Europa Press, insta al alcalde, el socialista Óscar Puente, a la negociación de un nuevo convenio, a través del correspondiente acuerdo en pleno, a semejanza del suscrito en la ciudad del Segura, donde se van a soterrar más de cinco kilómetros, "la misma distancia prevista inicialmente en Valladolid", y no sólo de Alta Velocidad sino también de ancho convencional, así como la estación y su playa de vías.

    "En el convenio de túneles y pasarelas de Valladolid hay una primera aportación del Ayuntamiento de 74,7 millones de euros, tres veces más que la contemplada en Murcia, y por eso pedimos que esta ciudad no sea menos que aquella", defiende el concejal del PP, quien advierte de que su grupo presentará esta moción en el próximo pleno "le guste o no le guste al señor alcalde".

    CONCILIAR LA VIDA PERSONAL, FAMILIAR Y LABORAL

    El pleno del próximo lunes lo aprovecharán igualmente los 'populares' para presentar otras dos mociones, una para la aprobación de un Plan Específico de Conciliación de la Vida Personal, Familiar y Laboral y otra de índole cultural para que el Ayuntamiento mantenga el mismo apoyo al ciclo de conciertos 'Música en la Catedral', con el protagonista estrella del único Órgano de Allen de toda España provisto de 19.000 tubos.

    En el primer caso, el grupo del PP solicita un plan de conciliación antes de concluir 2018 que incluya medidas transversales en la actuación del Ayuntamiento, tanto en calidad de empleador, del que dependen miles de empleados públicos, como en su relación privada con el resto de ciudadanos y asociaciones.

    Así, considera prioritario que el Ayuntamiento establezca medidas de conciliación a familias con hijos de entre 0 3 años, así como las que tengan hijos de 3 y 12 años y precisen de su conciliación durante el periodo estival, desde que concluye el curso escolar hasta que empieza el siguiente, así como durante las vacaciones de Navidad y Semana Santa.

    Estos periodos, advierte, no están cubiertos por el actual equipo de gobierno y están haciendo muy poco por ayudar a resolver el problema de los llamados 'niños de la llave', una situación que se está expandiendo en muchas familias de la ciudad de Valladolid.

    En el caso de 'Música en la Catedral', el grupo 'popular' demanda del equipo de gobierno que siga apoyando el exitoso ciclo de conciertos tras el anuncio, según critica, de reducir o retirar todo tipo de ayuda, medida que desde la bancada que dirige Martínez Bermejo supone ir en contra de una actividad que viene desarrollándose desde 2006 y que atrae a la capital a gran cantidad de público y genera importantes ingresos.

    El ciclo consiste en la celebración de cuatro conciertos de órgano en la Catedral, uno por cada estación del año, aprovechando que Valladolid dispone de un gran Órgano Allen de 19.000 tubos, único en toda España de estas características, y que ha concitado el interés de cerca de 800 asistentes en cada uno de los 48 conciertos celebrados hasta la fecha.

    Junto a estas tres mociones, el PP presentará además una serie de preguntas, entre ellas si el alcalde ha abandonado de forma definitiva la posibilidad de que concurran otros empresarios en la operación para la Ciudad de la Justicia, donde se contempla la entrada de una empresa madrileña que adquirirá el Colegio de El Salvador para cederlo al Ayuntamiento a cambio de un aumento de la edificabilidad en el edificio de la Electra donde dicha mercantil proyecta construir pisos.

    "CARGA DE PROFUNDIDAD CONTRA LA SEMANA SANTA"

    En el transcurso del pleno, Martínez Bermejo y el portavoz adjunto, Jesús Enríquez Tauler, ya han anticipado sus críticas a la moción anunciada por SIVA en pro de la libertad de conciencia en el Ayuntamiento, cuestión que según ambos ediles no tiene sentido plantear cuando se trata de un derecho inherente al ser humano.

    El primero de ellos, sin embargo, analiza la propuesta en clave de "carga de profundidad" contra la Semana Santa, una de las señas de identidad de Valladolid, y por ello entiende que lo que SIVA plantea es en un "primer paso prohibir la asistencia a las procesiones y luego obligar a asistir a los mitines de Pablo Iglesias, perdón pues se trata de una formación que ya no comulga con él", ha apostillado Martínez Bermejo de forma irónica.

    En cualquier caso, el concejal del PP ha instado a SIVA a abstenerse de prohibir que los miembros de la corporación acudan a los actos religiosos. "Nos sentimos orgullosos de ser creyentes, no nos avergonzamos. En el PP hay creyentes, agnósticos y ateos, pero sí es verdad que se trata de un partido asociado al humanismo cristiano", apostilla Martínez Bermejo, quien recuerda acto seguido que España es un país aconfesional y que por tanto no tiene sentido introducir este tipo de debates.

    En la misma línea, Jesús Enríquez ha aconsejado a los integrantes de SIVA que planteen cosas verdaderamente de interés para los ciudadanos en lugar de llevar al Ayuntamiento debates que "huelen a pasado, a momentos superados de la historia de España. Estos debates tratan de uniformar el pensamiento de la sociedad, cuando nosotros estamos a favor de la libertad de conciencia por ser un derecho inherente al ser humano", ha sentenciado.

    Para leer más