15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 4 de abril de 2008

    Los Príncipes de Asturias presidirán el día 21 el homenaje de la Real Academia de Ingeniería a Las Médulas (León)

    El conjunto, Patrimonio de la Humanidad, entra en el listado de obras señeras en la historia de la Ingeniería española

    LEÓN, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

    Los Príncipes de Asturias presidirán el próximo día 21 de abril el homenaje que la Real Academia de Ingeniería Española (RAI) rendirá al conjunto de Las Médulas de León, considerado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, según informaron a Europa Press fuentes de

    Con esta distinción, Las Médulas entrarán en el listado de obras que la RAI considera señeras en la historia de la Ingeniería española, junto con el Puente de Alcántara, situado en Cáceres, y la trayectoria profesional del ingeniero canario Agustín de Betancourt.

    Bajo la presidencia del doctor ingeniero de Telecomunicación, Aníbal Figueiras, la Real Academia de Ingeniería se distingue por trasladar a la opinión pública los valores de la Ingeniería y de sus más de 150.000 profesionales, fundamentales para el progreso y el bienestar de los ciudadanos.

    La primera parte del homenaje, que se celebrará el 21 de abril, consistirá en la colocación de una escultura en el Mirador de Orellán, desde donde los académicos podrán contemplar un impresionante paisaje rojizo de montañas horadadas y derrumbadas por las continuas embestidas del agua --'ruina montium', según denomina Plinio a esta técnica de extracción minera--.

    LA MAYOR MINA DE ORO A CIELO ABIERTO.

    El homenaje continuará por la tarde, con una sesión académica en el campus universitario de Ponferrada en la que investigadores de prestigio internacional expondrán la importancia de Las Médulas en el marco histórico-cultural: sus valores geológicos, biológicos, geográficos, históricos, literarios y de ingeniería.

    Durante el tiempo que duró su actividad minera --desde mediados del siglo I hasta principios del III--, los romanos reclutaron entre 20.000 y 50.000 hombres de la zona, que llegaron a extraer más de 500 toneladas de oro, la mayor mina de oro a cielo abierto de todo el Imperio, con tres kilómetros de extensión máxima y más de 100 metros de profundidad.