31 de marzo de 2020
2 de abril de 2008

El PSOE advierte de la paralización de obras en dos residencias de Oña (Burgos) y en el edificio de la Diputación

BURGOS, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Comisión de Arquitectura y Urbanismo de la Diputación de Burgos celebrada esta mañana aprobó la suspensión de la construcción de los dos centros para personas mayores en Oña y de la reforma de la planta baja del Palacio Provincial, una decisión que no comparte el grupo de diputados socialistas. De hecho, las obras llevan días paralizadas según anunciaron a Europa Press fuentes del Partido Socialista de Burgos.

En referencia a las dos residencias de ancianos de Oña, la obra lleva parada desde el 10 de marzo debido a la inestabilidad del terreno que está generando multitud de problemas en la construcción de la cimentación.

En este sentido, los socialistas recordaron que a las pocas semanas de iniciarse la obra la Diputación tuvo que hacer un modificado que incrementaba el coste de la obra en 418.354,55 euros y sin embargo, "esta actuación no es suficiente" y ahora hay que construir una cimentación más sólida, basada en la colocación de pilotes, lo ha supone un gran aumento del coste hasta rebasar el millón de euros.

Para los socialistas, el único responsable de esta situación es el presidente de la Diputación, Vicente Orden Vigara, por haberse "negado" a la petición que le realizaron los técnicos de elaborar un estudio geotécnico. "Las prisas y la tacañería de Vigara por ahorrarse 15.000 euros han traído este resultado que retrasará la obra sustancialmente y que está provocando un sobrecoste considerable", aseguró el portavoz del PSOE en la Diputación, José María Jiménez.

Las otras obras paralizadas son las de reforma de la planta baja del Palacio Provincial. En este caso, la redacción de un "mal proyecto" y la adjudicación por subasta a un precio inferior del licitado -- 553.237 euros frente a 638.178 -- han provocado, según Jiménez, la negativa de la empresa a ejecutar varias modificaciones del proyecto.

Para el portavoz socialista "lo lamentable de esta situación es que el plazo de finalización de la obra estaba fijado en el pasado 25 de marzo y no ha sido hasta ahora cuando el Equipo de Gobierno ha detectado la lentitud de la misma y la negativa de la empresa a ejecutar los modificados necesarios".

"Nos encontramos nuevamente ante un mal proyecto que no tuvo en cuenta la situación real del edificio y que ha tenido como consecuencia la paralización de la reforma", sentenció Jiménez.

Por último, el socialista recordó que, en ambos proyectos, hay que estudiar el coste de las alteraciones necesarias e iniciar sendos expedientes de modificación, con lo que el retraso de ambos evidencia que siempre que el Presidente "mete la mano en los proyectos de la Diputación hay problemas".