19 de mayo de 2019
22 de marzo de 2008

Semana Santa.- El Sermón de las Siete Palabras congrega a miles de personas en la Plaza Mayor de Valladolid

VALLADOLID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

Miles de personas se congregaron ayer, Viernes Santo, en la Plaza Mayor de Valladolid para presenciar el acto del Sermón de las Siete Palabras, pronunciado en esta ocasión por el arzobispo emérito de Pamplona y Tudela, el sacerdote Fernando Sebastián Aguilar.

Alrededor de las 11.50 horas de ayer y ante una plaza abarrotada de gente, el arzobispo de Valladolid, Braulio Rodríguez Plaza, daba la bienvenida al acto a numerosas autoridades locales y provinciales, como el alcalde de la ciudad, Francisco Javier León de la Riva; el delegado territorial de la Junta en Valladolid, Mariano Gredilla, y el presidente de la Diputación provincial, Ramiro Ruiz Medrano.

En la tribuna de autoridades, situada a la izquierda del púlpito principal, también se encontraban otros miembros de la corporación local, así como el presidente de la Junta de Cofradías de Semana Santa de Valladolid, José Miguel Román; el rector de la Universidad de Valladolid, Evaristo Abril, y los embajadores de diversos países que habían confirmado su presencia en el acto.

Junto a esta tribuna se encontraba presidiendo el acto el paso que representa la última palabra, 'En tus manos encomiendo mi espíritu', custodiado por cinco agentes de la Guardia Civil. A continuación, ya inmediatamente a la izquierda del improvisado púlpito, se encontraban los asientos de Braulio Rodríguez y de otras autoridades religiosas.

Al otro lado del atril desde el que Sebastián Aguilar pronunció su discurso y frente al edificio del Ayuntamiento vallisoletano se encontraban los representantes de las 19 cofradías penitenciales existentes en Valladolid, a la espera de escuchar la interpretación que el arzobispo emérito de Pamplona y Tudela hacía sobre las últimas palabras de Cristo en la cruz.

Fiel al rito, a las 12.00 horas y en una Plaza Mayor teñida de negro por los telones que pendían de los balcones de la acera de San Francisco, el prelado fue enumerando una a una las siete palabras que Cristo pronunció en la cruz antes de su muerte, así como las respectivas reflexiones que le inspiran cada una de ellas, desde el púlpito portátil habilitado al efecto y ante miles de fieles.

Precisamente un gran número de estos devotos escucharon el Sermón desde las gradas colocadas estos días en la Plaza Mayor y desde las sillas de madera situadas en el espacio central y a las que podían acceder tras pagar el precio simbólico de 5 euros. Además, numerosas personas se agolparon en la confluencia de esta plaza con otras calles, como Santiago, Pasión, Santiago o Ferrari, y algunos afortunados observaban el acto desde los balcones de los edificios de la propia plaza.

A pesar del intenso sol que brillaba sobre la capital vallisoletana y del que muchos fieles se protegían con gorros hechos de páginas de periódicos, gafas de sol y abanicos, la nota común fueron las prendas invernales que ayudaban a los presentes a hacer frente a la escasa temperatura durante los 80 minutos en los que se prolongó el Sermón.

Al término de la exhortación de Sebastián Aguilar, los cofrades de la hermandad de las Siete Palabras se dirigieron, junto a los pasos correspondientes a cada una de las Palabras, hacia la iglesia de Santiago, donde se dio por finalizado el acto.

INVITACIÓN AL SERMÓN.

El pregonero de Las Siete Palabras, Álvaro Gimeno, acompañado de otros 22 jinetes, se dirigió hacia el palacio arzobispal a las 8.30 horas de la mañana de ayer para recoger de manos del prelado un texto elaborado por Eumelia Sanz, cuyos versos invitan a todos los devotos a asistir al sermón de la Plaza Mayor.

Montado a caballo y con el rostro cubierto por la muceta roja, el pregonero fue el encargado de declamar la invitación ante la talla en diferentes puntos de la ciudad, entre los que figuran la Plaza San Miguel, la iglesia de San Pablo, el Museo Nacional de Escultura, el hospital Clínico, la iglesia de La Antigua, la Plaza de la Universidad, la Catedral, Plaza España, Plaza Zorrilla, el Paseo de Zorrilla, la Plaza de Colón, la Plaza Madrid y la calle Claudio Moyano.

A las 11.00 horas, en el cruce entre las calles Doctrinos y María de Molina, se dio lectura del texto ante la cofradía titular y sus siete pasos, tras lo que el cortejo se dirigió por Plaza Zorrilla, Santiago y Plaza Mayor, lugar en el que se pronunció el Sermón.