21 de septiembre de 2019
  • Viernes, 20 de Septiembre
  • 6 de agosto de 2009

    SEO/BirdLife pide a la Junta de CyL que paralice las obras de un parque eólico en León que pone en peligro al urogallo

    LEÓN, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

    SEO/BirdLife solicitó a la Junta de Castilla y León la paralización urgente de un parque eólico que afectará gravemente al espacio protegido ZEPA 'Omañas', en el término leonés de Valdesamario. Dicha infraestructura también ha sido recurrida por el colectivo ecologista ante el Tribunal Superior de Justicia, al objeto de lograr de éste su paralización cautelar.

    El parque eólico 'Valdesamario' se enmarca en las estribaciones más orientales de la Sierra de Gistredo, en un cordal montañoso que sirve de límite entre las comarcas de Omaña y El Bierzo, entre los municipios de Riello, Valdesamario y Villagatón. El proyecto se ubica a 150 metros del borde mismo de la ZEPA 'Omañas' y de un área crítica de urogallo, según el plan de recuperación de esta especie.

    Los ecologistas denuncian que la empresa promotora del parque, Promociones Energéticas del Bierzo, S.L., con el consentimiento de la Junta de Castilla y León y aprovechando las vacaciones judiciales, ha comenzado las obras buscando los hechos consumados, y ello a pesar de que, en su opinión, el proyecto tendrá afecciones irreparables sobre el espacio protegido y sobre el urogallo cantábrico, especie que se encuentra en peligro de extinción.

    El director del Área de Conservación de SEO/BirdLife, Juan Carlos Atienza, a través de un comunicado recogido por Europa Press, acusó a la empresa de actuar "con mala fe y temeridad al empezar las obras durante las vacaciones judiciales cuando los tribunales tienen que fallar en septiembre sobre la suspensión de la autorización de este parque, sobre todo cuando la Sala que tiene que tomar la decisión judicial ya ha suspendido cuatro parques eólicos que afectan a la ZEPA de Omañas y ha indicado que todos ellos han sido mal evaluados y autorizados".

    En este sentido, SEO/BirdLife no descarta emprender actuaciones legales por la vía penal en el caso de que se produzcan daños irreversibles en el hábitat del urogallo.

    La propia Declaración de Impacto Ambiental dictada por la Junta reconoce la proximidad a la ZEPA y la importancia de la zona para diferentes rapaces. Incluso reconoce que no se ha podido hacer una adecuada evaluación debido a las malas condiciones meteorológicas.