16 de enero de 2021
2 de diciembre de 2020

Los sindicatos exigen a Renault aclarar el futuro de las factorías españolas para negociar

VALLADOLID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos han dado por paralizadas las negociaciones sobre el convenio colectivo de Renault y han exigido a la empresa que aclare el futuro de las factorías españolas y los posibles planes industriales para las mismas, sin las cuales por el momento no continuarán las conversaciones.

Así lo han señalado los sindicatos CCOO, UGT, CGT y Trabajadores Unidos (TU) tras la tercera reunión para abordar el convenio colectivo, para cuya próxima reunión no hay fecha prevista a la vista del cierre de la celebrada este miércoles.

Todos los sindicatos han reclamado que se aclare el futuro y han concidido a la hora de advertir de que no cederán al "chantaje" de la empresa, a la que han presentado una plataforma reivindicativa que no ha aceptado por considerar que encarece en un 56 por ciento la masa salarial.

En este contexto, CCOO ha aclarado a la Dirección de Renault que "no puede jugar" con el futuro de 13.000 trabajadores, además de todo el ecosistema laboral que genera Renault en España, con más de 30.000 puestos de trabajo.

El sindicato ha exigido que la empresa del rombo presente un proyecto industrial que de continuidad a los centros de trabajo en España "con productos nuevos y nuevas tecnologías como la eléctrica o la híbrida" cuyos desarrollos considera que deben hacerse manteniendo las ingenierías en las plantas españolas.

Además, ha añadido que aunque ha hecho una apuesta "decidida" por la negociación del convenio colectivo, no están dispuestos a continuar si no se despeja el futuro. "Si la dirección española no tiene capacidad de decidirlo entonces que la respuesta a nuestra exigencia venga de Francia", ha aseverado.

Comisiones ha explicado que, aunque en la reunión la empresa ha reconocido el esfuerzo de la representación legal de los trabajadores por presentar una propuesta unitaria, no ha aceptado sus propuestas alegando que supondría un incremento muy elevado de la masa salarial.

PÉRDIDAS POR LA CRISIS

Por su parte, UGT ha incidido en que la empresa ha hecho un resumen del contexto de crisis y las pérdidas "importantes" que supone y ha recordado a los sindicatos que se está "a las puertas" de tomar decisiones importantes, para lo que es necesario que en Renault-España se negocien unas "condiciones de competitividad" que mejoren su posicionamiento en el Grupo de cara a las decisiones que están por venir.

"Según la empresa, la falta de Acuerdo estaría poniendo en peligro la viabilidad de las fábricas de Renault-España", ha asegurado UGT, que ha añadido que la empresa ha desglosado las propuestas de los sindicatos y ha trasladado que, a pesar de estar en disposición de hablar de algunas cuestiones que no suponen coste económico (por ejemplo, la actualización del Plan de Igualdad), con carácter general su plataforma supone un encarecimiento del 56 por ciento de la masa salarial.

UGT ha explicado que, a juicio de la empresa, esto impacta "muy negativamente" sobre los objetivos necesarios de mejora de la competitividad en las factorías de Renault-España y ha recordado la necesidad d hablar de las propuestas que hizo en la primera reunión, línea que deben seguir para optar a nuevos productos y ha añadido que se ha acusado a los trabajadores de "vivir fuera de la realidad".

Por ello, se ha exigido a la Dirección la necesidad de que se concrete la actividad para las factorías de Renault-España como "condición indispensable" para entrar a debatir aspectos laborales.

"La adjudicación efectiva de productos que garanticen el futuro y la viabilidad de nuestros centros de trabajo es una línea roja para UGT, y solamente nos sentaremos a negociar las condiciones laborales del próximo Convenio Colectivo con la Empresa, cuando ese futuro esté garantizado", ha advertido el sindicato, que ha aclarado que son conscientes de la situación, pero sobre todo son "responsables" con las necesidades e inquietudes de los trabajadores.

Así, ha incidido en que los trabajadores tienen "inquietud" por saber qué modelos llegarán a la factoría Palencia una vez anunciado que Megane será eléctrico y se fabricará en Francia; qué va a fabricar Carrocería-Montaje Valladolid después de Captur o incluso si se fabricará algún modelo conjuntamente al que se produce en la actualidad; o por saber cuál es el futuro de Motores, con la bajada del diesel y los nuevos impuestos y cambios normativos.

También quieren saber si se producirán híbridos o introducirse en las nuevas tecnologías que demanda el mercado y tienen "inquietud" por despejar el futuro incierto de la fábrica de Sevilla, saber si llegarán otras cajas de velocidad que sustituyan a las actuales o si los planes del Grupo de reducción de las ingenierías van a impactar o no en España o por centros como el de Madrid.

En definitiva, UGT ha expresado la inquietud por "despejar" el futuro de sus trabajadores, que consideran lo más importante, y han instado a la empresa a que vuelva a convocar la comisión negociadora cuando tenga claros los planes de futuro, algo que Renault ha asegurado que hará.

NO CEDER AL "CHANTAJE"

Sin embargo, UGT ha asegurado que ha "amenazado" con las posibles consecuencias de no negociar "mejoras en la competitividad" de manera previa al despliegue de cargas de trabajo que se va a hacer en las próximas semanas en la Dirección General del Grupo.

"El futuro de las factorías españolas es ahora mismo la mayor preocupación para los trabajadores, y por tanto la Sección Sindical de UGT-FICA en Renault-España no cederemos al chantaje de negociar condiciones laborales sin saber si nuestros centros tienen su actividad garantizada. Los trabajadores de Renault-España somos parte de la solución y no parte del problema", ha aseverado el sindicato.

En una línea similar, CGT ha criticado que la empresa se niegue a desvelar el futuro de las factorías y que, "en un tono inusualmente duro en este tipo de reuniones", haya tildado de "irresponsable" la postura de la representación de los trabajadores tras presentar su plataforma reivindicativa consensuada.

El sindicato considera "fundamental" despejar el futuro de las factorías de Renault antes de abordar ningún tipo de negociación y, sin embargo, la Dirección de la empresa, "en un tono bastante autoritario", ha declarado que no se encuentra en estos momentos en disposición de trasladar ninguna información al respecto, por lo que las negociaciones han quedado paralizadas. "Desde CGT no estamos dispuestos a aceptar ningún chantaje por parte de la Dirección.

En el momento en que la empresa garantice la continuidad de las factorías y el mantenimiento de los puestos de trabajo, estaremos en disposición de negociar un nuevo convenio", ha señalado el sindicato.

Finalmente, TU ha coincidido en señalar que no están dispuestos a negociar bajo "chantaje" o "amenaza" alguna y ha advertido de que no puede supeditarse la negociación "a la esclavitud y pérdida calidad vida de los trabajadores sin garantizar un futuro estable para las factorías".

Por ello, ha reprochado a la empresas su "falta de responsabilidad" ante la situación económica y ha rechazado que, como en otras crisis económicas, sean los trabajadores los que paguen mientras las empresas obtienen beneficios. "Dejen de pedir y empiecen a dar y empezaremos a negociar", ha agregado.

Para leer más