19 de mayo de 2019
8 de noviembre de 2010

Tráfico intensificará desde hoy los controles sobre distracciones al volante

Se prevé que la Guardia Civil realice más de 14.000 en CyL entre mañana y el domingo 14 de noviembre, unos 2.000 diarios

VALLADOLID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un total de 103 personas perdió la vida en accidentes de carretera en Castilla y León durante los diez primeros meses del año, ocasionados por distracciones mientras se conducía, de ahí la campaña que la Dirección General de Tráfico efectuará entre hoy y el 14 del presente mes sobre el uso de teléfonos móviles y otras conductas que provocan distracción, como el uso del navegador mientras se conduce.

Con este motivo, el delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo, ha recordado a los conductores la obligatoriedad de observar la normativa de tráfico y extremar la prudencia al volante, sobre todo los fines de semana y en los trayectos cortos. Alejo recuerda que es en estas circunstancias cuando se producen la mayoría de los accidentes.

Los controles en las carreteras se acompañarán con emisión de cuñas divulgativas en radio, anuncios en prensa y mensajes en los paneles de información en carretera, según informaron a Europa Press fuentes de la Delegación del Gobierno.

Los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil aumentarán los controles sobre este factor de riesgo, con el establecimiento de servicios de vigilancia con el objetivo de realizar más de 2.000 controles diarios a conductores que circulen por las carreteras, con un total aproximado previsto de al menos 14.000 en dicho periodo.

En los diez meses transcurridos de 2010, la distracción aparece como la primera causa de producción de accidentes de tráfico mortales en carretera, por detrás de las infracciones a las normas de circulación, estando presente, como factor concurrente, en un 53,5 % de los mismos.

El accidente más frecuente en carretera es la salida de la vía, tipo muy relacionado con la falta de atención durante la conducción. En los diez meses transcurridos en el año 2010 en este tipo de accidente, la falta de atención fue un factor concurrente en el 68,18 % de los mismos.

La desatención a la conducción suele producirse por acciones que se realizan a la vez que se conduce. Una conversación por el teléfono móvil, aunque se produzca usando el manos libres, fumar, manipular en marcha aparatos instalados en el automóvil, como son los navegadores o reproductores de música, suelen ser los hechos que concurren con mayor frecuencia como factores desencadenantes de los accidentes.

MÓVIL, NAVEGADOR Y OTRAS DISTRACCIONES

Usar el teléfono móvil mientras se conduce nos impide percibir un 50% de la información de la carretera. En el estudio que se realizó en agosto del 2006 por la Dirección General de Tráfico, el 1,6% de los conductores de turismos y furgonetas hacían uso del teléfono móvil de forma manual mientras conducían, siendo un elemento claro de distracción que multiplica por cuatro la posibilidad de sufrir o provocar un accidente.

Otro estudio realizado en Australia ya alertaba sobre lo peligroso que es hablar por el móvil, tanto sujetándolo en la mano como con un manos libres. El estudio concreta que el riesgo de sufrir un accidente se multiplica por 4,8 cuando se utiliza manualmente un teléfono móvil y que también existe ese riesgo cuando se utiliza un dispositivo de manos libres. En este caso el riesgo se multiplica por 3,8 veces. Este mismo estudio concluye que la mortalidad por accidentes podría reducirse entre un 7 y un 8% si nadie hablara por teléfono cuando conduce.

El uso de navegadores GPS ha aumentado en España de forma exponencial. Según NAVTEC, en el año 2006 más de 85.000 turismos vendidos en España lo llevaban incorporado y se calcula que se vendieron, en ese mismo año, 1.300.000 navegadores portátiles.

Los navegadores pueden constituir una ayuda al conductor pero pueden suponer una importante causa de distracción. Circulando a 120 km/h, un vehículo recorrerá en 3 segundos una distancia de más de 100 metros, la equivalente a la longitud de un campo de fútbol. Si el conductor ha apartado la vista de la carretera en ese tiempo, el vehículo circula sin control a lo largo de un tramo en el que pueden surgir diversas circunstancias que pueden producir un grave accidente.

Fumar durante la conducción, es otra de las causas de distracción más significativa. Encender y apagar el cigarrillo, una mano inutilizada para el volante, humo o ceniza en los ojos, lumbre que se desprende, son circunstancias que provocan la distracción.

La media de tiempo para encender un cigarrillo se sitúa en unos 4 segundos, tiempo en el que, a una velocidad de 100 Km/h, se recorrerán 113 metros. Según una encuesta de opinión del Observatorio, el 80% de los conductores piensa que fumar puede provocar distracción. El 25% de los entrevistados que fuman reconoce que al menos una vez ha sufrido riesgo de accidente por fumar mientras conducía.

También las compañías de seguros inglesas constatan en un estudio que al menos el 5% de los accidentes de tráfico es atribuible al hecho de fumar en el interior del vehículo y de acuerdo con otro estudio estadounidense publicado en 'Preventive Medicine', los fumadores multiplican por 1,5 el peligro de tener un accidente de circulación.