19 de noviembre de 2019
14 de enero de 2009

Tribunales.- El juzgado de lo Penal de Zamora absuelve a un hostelero acusado de exceso de ruido

ZAMORA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

El juzgado de lo Penal de Zamora absolvió a un hostelero acusado de producir exceso de ruido con la actividad de un bar situado en la calle de Los Herreros. El Ministerio Fiscal y la acusación particular solicitaron penas de entre dos y cuatro años de prisión para el procesado.

Según la sentencia dada a conocer hoy por la Asociación de Familias Afectadas por los Ruidos de Zamora (Afaruza) y recogida por Europa Press, el fallo judicial reconoce que las mediciones de ruidos realizadas en la vivienda de una familia afectada no se realizaron "con todas las garantías necesarias", de ahí que haya optado por absolver al procesado.

Según explicó el abogado de la asociación, Antonio del Castillo, la sentencia supone "un jarro de agua fría" para las pretensiones de Afaruza, aunque eso no significa de ninguna manera que no se vayan a seguir persiguiendo las situaciones que consideran que perjudican a los ciudadanos.

Afaruza tiene ahora un plazo de diez días para poder recurrir la sentencia, algo que todavía no se ha valorado, según reconoció el letrado. Tal como establece la sentencia existe también la vía civil o el contencioso administrativo para solucionar los problemas de los ruidos.

El abogado añadió que la sentencia pone un "énfasis especial" en señalar la existencia de varios bares en la misma calle y la nulidad de las mediciones realizadas por la Policía Local, además de que en ningún momento se midió el nivel del ruido de fondo. Además, hace constar que el sonómetro utilizado en las mediciones "no funcionaba adecuadamente" ni consta su verificación periódica y su homologación. Todo ello lleva a considerar que "no existen pruebas suficientes" para condenar al procesado.

La presidenta de la Asociación, Carmen Ramos, aseguró hoy que la absolución es el resultado de que el Ayuntamiento "no hace bien las cosas" porque no dispone de los medios materiales ni humanos para realizar las mediciones de manera adecuada y tampoco tramita después con sanciones las denuncias interpuestas por los ciudadanos. "Había más de 20 actas por exceso de ruido pero el ayuntamiento nunca lo sancionó", precisó, "mientras en el juicio al menos 20 policías locales declararon que las mediciones estaban bien hechas".

La Asociación, añadió, tiene intención de seguir dirigiéndose al Ayuntamiento de Zamora para reclamar que se actúe de manera adecuada y se pueda dar respuesta así a las demandas de las más de mil personas de toda la provincia actualmente integradas en Afaruza. La lucha de los afectados, precisó, no es sólo contra los hosteleros, ya que otras familias están afectadas por la actividad de imprentas o supermercados, "cuya actividad afecta al sueño, al trabajo y a los niños".

Carmen Ramos criticó que el Ayuntamiento no haya dado una respuesta a las demandas de los afectados, aunque desde antes del verano están pidiendo una reunión con el equipo de gobierno. "Estamos reclamando que se cambie el sistema de medición de los ruidos, pero no ha habido ninguna respuesta", señaló.

La querella de Afaruza por exceso de ruidos se inició hace más de cuatro años y se dirigió en primera instancia contra el anterior alcalde de la ciudad, Antonio Vázquez, los concejales de Medio Ambiente y Urbanismo y varios empresarios de hostelería de la ciudad, aunque finalmente el proceso quedó restringido al hostelero que ahora ha sido absuelto.