28 de noviembre de 2020
30 de octubre de 2020

'Un triomphe' clausura Seminci con sensación de "esperanza" en un contexto de "angustia"

VALLADOLID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

La comedia francesa 'Un triomphe', dirigida por Emmanuel Courcol y protagonizada por Kad Merad, ha clausurado este viernes las proyecciones de la 65 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci) dejando buen sabor de boca al cerrar la edición con una sensación de "esperanza" en el actual contexto de "angustia" debido a la pandemia.

Así lo ha indicado el propio director de la cinta durante la rueda de prensa posterior a la proyección, la primera en España. En ella, el conocido actor Kad Merad interpreta a Etienne, un actor entrañable y normalmente en paro que dirige un taller de teatro en un centro penitenciario. Allí reúne a un grupo insólito de internos para representar la famosa obra de Samuel Beckett 'Esperando a Godot'.

Cuando consigue la autorización para realizar una gira fuera de la cárcel con su pintoresca troupe de actores, a Etienne se le presenta finalmente la ocasión de prosperar. Cada cita con el público se convierte en un nuevo éxito, y entre la improvisada compañía y su director se va forjando una relación única. Pero antes de que se de cuenta, llega el momento de la última representación, que tendrá lugar en París.

El guion de la cinta parte de una historia real que descubrió a través de un documental y, a raíz de ahí, surgió 'Un triomphe'. Según ha explicado Courcol, fue el productor Robert Guédiguianh quien le puso sobre la pista de la historia y le dijo: "Esto es para ti".

Por otro lado, respecto a la participación del aclamado actor de comedia Kad Merad, Courcol ha confesado que no escribió el papel pensando en él, sino que le descubrió "un poco después". Mientras, para los personajes de los presos, buscó "caras desconocidas" entre una serie de actores profesionales que luego deberían actuar como amateurs.

"Para actuar mal hay que tener muy buenos actores", ha apuntado Courcol, quien, para documentarse, acudió como visitante al taller de teatro del centro penitenciario en el que se inspiró y donde se filmó la película. "Eso me permitió impregnarme de la realidad y entender mejor los prisioneros y su relación con director y los vigilantes. Me ha ayudado a ser lo más justo posible", ha comentado.

Además, mantuvo la representación de 'Esperando a Godot', de Samuel Beckett, pues era la obra original que ensayaban los presos. "Decidí mantenerla porque refleja la condición de vacío y espera que viven los prisioneros en su día a día. No encontré ninguna obra mejor", ha aseverado el director.

En este sentido, se ha mostrado también convencido de que la cultura esa una herramienta "indispensable" para la reinserción social: "Muchas veces los prisioneros tienen problemas de identidad, violencia y transgresión y la cultura les aporta el descubrimiento de un nuevo horizonte dentro de sí mismos. Puede suponer un cambio en su vida".

La película, que vio retrasado su estreno en Francia, podría ver la luz a principios de año. En cualquier caso, Courcol se ha mostrado convencido de que "encontrará su lugar" en este contexto de "angustia": "Ahora necesitamos unidad y esperanza y esta película hace bien por ambas razones, por eso se que se encontrará con el público".

Contador

Lo más leído en Castilla y León