28 de noviembre de 2020
24 de febrero de 2018

UGT llama a los trabajadores de transporte sanitario a votar el lunes un convenio que "recuperaría la bajada de 2013"

VALLADOLID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

UGT ha llamado hoy a los cerca de 2.000 trabajadores del Servicio de Transporte Sanitario de Castilla y León a votar este lunes para saber si aceptan el preacuerdo alcanzado con la patronal del sector y que, a su juicio, "recuperaría la bajada sufrida" en el 2013 y se saldría de la "parálisis que existía en el sector". Un convenio que cuenta con el rechazo de CCOO.

Están llamados un total de 1.897 trabajadores, distribuidos en las nueve provincias --Ávila con 170, Burgos con 237, León con 320, Palencia con 145, Salamanca con 241, Segovia con 129, Soria con 105, Valladolid con 350 y Zamora con 200--, según han informado desde UGT a través de un comunicado remitido a Europa Press.

En este preacuerdo está contemplado, si se acepta por parte de los trabajadores, la recuperación en los salarios del 5.19%, que se perdió en el 2013, desde el 16 de noviembre de 2017, por lo que además de actualizar las tablas salariales se cobrarán atrasos en la nómina de marzo, explica el sindicato.

Además, se comprometen ambas partes a estudiar un incremento en el mes de julio, dependiendo de las subidas que la Junta introduzca en los contratos de concesión del Servicio.

También hay mejoras sustanciales en el convenio, un día más por fallecimiento de familiares de tercer grado, mejora a la hora de la concesión de los días de Libre Disposición, reducción a 1.800 horas anuales, e importantes mejoras en conciliación familiar, igualdad y violencia de género.

Esta consulta o referéndum es a petición de UGT, que quiere saber la opinión de los trabajadores antes de firmar nada definitivo, ya que han sido "más de tres años de negociaciones", "con concentraciones" y "manifestaciones por la parte sindical".

Si saliese aprobado el preacuerdo, UGT firmaría el convenio preacordado, si bien, aclara, sería un convenio de transición, ya que el nuevo se empezaría a negociar dentro de diez meses.

Por último, advierten de que "si el otro sindicato no firmara, desoyendo la opinión de los trabajadores, sería un convenio de eficacia limitada, por lo que luego cada trabajador tendría que adherirse para que le repercutieran los beneficios acordados".

Para leer más