21 de noviembre de 2019
22 de octubre de 2019

La vacunación contra la gripe incluirá prematuros y personas con problemas de coagulación

La vacunación contra la gripe incluirá prematuros y personas con problemas de coagulación
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, (d) junto a la directora de Salud Pública, Carmen Pacheco, en la presentación de la campaña de la gripe.EUROPA PRESS

   La consejera insiste en la importancia de aumentar la tasa de vacunación entre sanitarios, "francamente mejorable"

   VALLADOLID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La campaña de vacunación contra la gripe se desarrollará entre el día 29 de octubre y el 13 de diciembre e incluirá como novedad a los bebés prematuros que tengan entre seis y 24 meses y a los pacientes que presenten cualquier trastorno de la coagulación.

   Así lo han explicado la consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, y la directora general de Salud Pública, Carmen Pacheco, en una rueda de prensa en la que han presentado esta campaña, para la que se han adquirido 620.000 dosis de vacunas por importe de 3,12 millones de euros.

   La consejera de Sanidad ha recordado la importancia de la vacunación frente a una enfermedad vírica que se recomienda fundamentalmente para mayores de 65 años, enfermos crónicos, embarazadas y ahora también niños prematuros y pacientes con trastorno de coagulación.

   Así, ha animado a estos profesionales pero también a la población de riesgo a vacunarse en una campaña que tendrá por lema 'Este año, mejor vacúnate'.

   Casado ha recordado que la enfermedad suele ser leve, salvo en pacientes a los que se recomienda la vacunación precisamente para prevenir complicaciones, su duración es de entre siete y diez días y para su prevención ha recomendado, además de la vacuna, el lavado frecuente de manos. En cuanto a su tratamiento ha recordado que se debe guardar reposo, hidratarse, tomar analgésicos y no antibióticos, ya que no la curan y lo único que pueden generar son resistencias.

   De las 620.000 dosis adquiridas para esta campaña, 200.000 corresponden a la vacuna tetravalente, con cuatro cepas gripales y cuyo propósito es cubrir las posibilidades de circulación de virus B, para su dispensación en personas de entre 60 y 64 años inclusive, en grupos de riesgo sanitario por patologías previas y en colectivos de riesgo social, bien por su trabajo para la colectividad o por la posible transmisión de la enfermedad a población de riesgo entre la población de hasta 64 años.

   Las otras 420.000 dosis corresponden a la vacuna adyuvante o virosómica inactivada, destinada a la población de 65 años y mayores y diseñada para mejorar la respuesta inmunológica frente a la gripe de este grupo poblacional.

   La distribución provincializada de las vacunas, con remanente autonómicos de casi 29.000 unidades, es el siguiente: Ávila 45.000 dosis, (15.800 tetravalentes y 29.200 adyuvadas); Burgos, 83.000 (25.000 y 58.000); León, 109.530 (29.100 y 80.430); Palencia, 40.330 (12.880 y 27.450); Salamanca, 76.650 (21.350 y 55.300); Segovia, 38.000 (12.000 y 26.000); Soria, 23.530 (7.100 y 16.430); Valladolid, 124.060 (44.400 y 79.660); y Zamora, 51.130 (14.620 y 36.510).

   La campaña autonómica 2019 de vacunación frente a la gripe mantiene el uso de la vacuna tetravalente, iniciado en 2018 e incorpora dos nuevas indicaciones de vacunación, concretamente para niños de entre seis y dos años con antecedentes de prematuridad (nacidos por debajo de las 32 semanas de gestación) y para personas con cualquier trastorno de la coagulación, de forma que se recogen las recomendaciones aprobadas en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

VACUNACIÓN DE PROFESIONALES

   Precisamente y recogiendo las recomendaciones en este sentido de este organismo, la Junta va a incidir, además de en la vacunación de la población de 65 años y más, en la vacunación de profesionales sanitarios y de embarazadas, con el fin de alcanzar el 65 por ciento de cobertura vacunal en el primer grupo poblacional y del 40 en estos dos últimos colectivos.

   Verónica Casado ha hecho hincapié en la conveniencia de que se vacunen los profesionales sanitarios, que tienen una tasa de cobertura "francamente mejorable" (llegó al 38,37 por ciento en Atención Primaria y al 32,41 por ciento en Especializada), ya que el objetivo es llegar a casi el doble, dado que la Organización Mundial de la Salud lo sitúa en el 70 por ciento.

   Para ello, la consejera ha señalado que se ha dirigido una carta a los profesionales en la que se recuerda que es "conveniente y recomendable", mientras que Pacheco ha apuntado que se hacen recomendaciones conjuntas con la Dirección General de Profesionales y la propia Gerencia lleva a cabo acciones en esta línea.

   El resto de pacientes que tiene recomendada la vacunación son las personas adultas y niños mayores de seis meses que padezcan enfermedades crónicas --pulmonares, cardíacas, renales, hepáticas, etcétera--; pacientes crónicos institucionalizados; niños y adolescentes, de entre seis y 18 años, que reciban tratamientos prolongados con ácido acetilsalicílico, por la posibilidad de desarrollar el síndrome de Reye tras la gripe; personas con obesidad mórbida; y mujeres embarazadas.

   La recomendación de vacunación se extiende también a residentes en instituciones cerradas; a personas que puedan transmitir la gripe a pacientes de riesgo (trabajadores de centros asistenciales de mayores, cuidadores, etcétera); servicios esenciales como bomberos cuerpos y fuerzas de seguridad, etcétera; trabajadores de granjas y mataderos de aves y otros relacionados con el medio ambiente; y personal educativo, especialmente de guarderías y de centros de Educación Infantil.

   El acceso a la vacunación, con carácter general, se realiza a través del centro de salud o consultorio local mediante solicitud previa y se aconseja que la petición se haga de forma escalonada a lo largo de las ocho semanas que dura la campaña.

   En el caso de pacientes hospitalizados, éstos podrán ser vacunados durante su ingreso y si se trata de personas institucionalizadas en centros sociales de atención a mayores y/o asistidos, la vacunación se realizará por personal de Sacyl en colaboración con el de estas instituciones.

   Por su parte, los profesionales sanitarios y sociosanitarios podrán recibir la vacuna en sus propios centros o a través de los servicios de medicina preventiva y las mutuas laborales también posibilitaran el acceso a la vacunación de otros trabajadores.

ANTERIOR CAMPAÑA

   Durante la anterior campaña se vacunaron en Castilla y León 530.740 personas, lo que supone un 22,03 por ciento de la población de la Comunidad.

   Por grupos de edades, en menores de 59 años se vacunaron 117.987 (el 7,18% de este segmento); entre 60 y 64 años inclusive, 43.543 (26,73%); de 65 años y más 369.028 (61,11%); y, a partir de 75 años, 238.423 (71,85%). Los residentes en centros geriátricos vacunados fueron 35.235 (90,89%) y las embarazadas que se vacunaron fueron 4.258 (39,01).

   En el ámbito laboral de Sacyl, 3.322 profesionales de Atención Primaria (38,87%) se vacunaron y en Atención Especializada 8.356 (32,41%); por su parte, 179 integrantes de la Gerencia de Emergencia Sanitarias (55,59%) recibieron la vacuna.

   En asistencia sociosanitaria 4.062 trabajadores de centros geriátricos se vacunaron frente a la gripe (28,83%) y a través de mutuas y de servicios de salud laboral de la Comunidad, otros 9.194 empleados de distintos sectores también lo hicieron.

   La estimación sobre la incidencia de la gripe el año pasado sitúa el número de casos de pacientes ingresados con la enfermedad en Castilla y León en 2.266, de los que 902 presentaba criterios de especial gravedad; se estima en 152 los fallecidos por complicación de su estado de salud a causa de padecer una afección gripal.

   Los grupos más afectados por la gripe durante el invierno pasado fueron los niños menores de 15 años, con tasas relativamente poco relevantes en adultos y personas mayores; aun así, el 22,6 por ciento de los pacientes en edad laboral precisó baja.

Para leer más