19 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 14 de enero de 2009

    Agro.- Asaja advierte de una "seria" disminución de ciertos cultivos con la nueva normativa de pesticidas

    MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

    La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) advirtió hoy de una "seria" disminución de la rentabilidad de ciertos cultivos y de un aumento de la resistencia de plagas tras la aprobación del llamado 'paquete de pesticidas' por parte del Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión Europea, que podría reducir entre el 9% y el 21% de las sustancias activas.

    En este sentido, Asaja lamentó la "falta de sensibilidad" del Parlamento Europeo hacia una agricultura mediterránea moderna, y la ausencia de criterios científicos serios a la hora de tomar decisiones en la Eurocámara.

    Según estimaciones de la organización, con la nueva normativa de fitosanitarios, ciertos cultivos como son los cítricos o el olivar, debido a la 'mosca de la fruta o del olivo', podrían ver su producción disminuida entre un 40% y un 80%.

    Además, aseguró que la nueva legislación supone para la agricultura europea una merma adicional de competitividad, sobre todo en la mediterránea donde los cultivos menores (prácticamente todas las frutas y hortalizas) serán los más perjudicados, al no resultar rentable para las compañías fabricantes de productos fitosanitarios.

    Asimismo, esta falta de competitividad, a juicio de Asaja, se hará especialmente evidente ante las producciones de países terceros, que podrán utilizar productos fitosanitarios no autorizados en la UE y comercializarlos en el mercado comunitario, en una nueva incongruencia de la UE.

    En su opinión, uno de los elementos más graves de este proceso legislativo, ha sido la ausencia de un estudio oficial en profundidad del impacto que la legislación podría tener sobre la producción agraria, la disponibilidad de alimentos sanos, la renta y el empleo de las zonas rurales y los efectos en materia de sanidad.

    Finalmente, Asaja se mostró dispuesta a colaborar tanto con las autoridades europeas como nacionales, para alcanzar un desarrollo normativo coherente, en defensa de un sector agrario competitivo que ofrezca una producción sostenible de alimentos saludables, de calidad y a un precio justo para el consumidor.