25 de mayo de 2019
  • Viernes, 24 de Mayo
  • 7 de septiembre de 2008

    Agro.- Aumenta el abandono de granjas en Catalunya por la crisis económica y el encarecimiento de costes de producción

    BARCELONA, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

    La crisis económica y el encarecimiento de los costes de producción se han traducido en un abandono de explotaciones agrarias y ganaderas en Catalunya, siendo el sector vacuno y la demarcación de Girona los más afectados, según explicó a Europa Press el coordinador nacional de Unió de Pagesos (UP), Joan Caball.

    "Como tendencia, cuando hay una crisis como la de ahora, hay gente que lo deja. Se han cerrado granjas, con los consecuentes despidos de trabajadores. Los casos más graves son los del ternero de engorde y el conejo", explicó. En el otro lado de la balanza, indicó que "la fruta ha hecho una buena campaña y se han recuperado un poco los precios en el porcino".

    Caball alertó de que peligra la viabilidad de muchas explotaciones por el aumento de los costes de producción, como las tarifas eléctricas, el carburante, los piensos, los fertilizantes y la maquinaria agraria.

    Argumentó que, según datos del Instituto de Estadística de Catalunya (Idescat), la media de la ocupación agraria catalana en el primer semestre de 2008 es un 12,5% inferior en comparación con el mismo periodo del año anterior, al pasar de 76.450 a 66.850 personas.

    El Gobierno catalán da ayudas por el abandono del campo, pero no todos pueden acogerse a ellas. Una de ellas es la ayuda de cese anticipado por edad de jubilación y transmisión de la explotación, con el fin de rejuvenecer a la población ocupada en el sector agrario y de reestructurar las granjas existentes para dotarlas de una mayor dimensión.

    Los requisitos para ser beneficiario es que el titular de la explotación agraria que la deja debe haber trabajado a título principal durante los diez años anteriores al cese y haber cotizado en la Seguridad Social un tiempo suficiente que le permita completar, al cumplir 65 años, al menos 15 años de cotización.

    Durante el año 2007, se pagaron en concepto de ayuda por cese anticipado un total de 2,08 millones de euros, de los que 1,6 se financiaron por el fondo de la Conselleria de Agricultura, Alimentación y Acción Rural, según señaló a Europa Press un portavoz del departamento.